¿Cómo funcionan nuestros ojos?

El ojo humano puede compararse con una cámara fotográfica, en cuanto a su funcionamiento. La lente exterior capta la imagen, que va a la retina -la película de la cámara- donde queda grabada, para pasar después a través del nervio óptico al cerebro. Las distintas partes de la retina se encargan de captar los colores y, al interactuar, se conforma la imagen con ellos.

Los ojos son una de las partes más sensibles y delicadas de nuestro cuerpo. A través de ellos, vemos la realidad exterior y, sin duda, son una excepcional obra de ingeniería física. Pero, quizá, no nos hayamos preguntado nunca cómo funcionan, cuál es su mecanismo para poder presenciar lo que tenemos alrededor.

Los ojos son muy sensibles

Los ojos son muy sensibles

El funcionamiento del ojo es similar al de una cámara fotográfica. Ésta tiene una lente que permite el paso de la luz y su enfoque hasta la película que se encuentra dentro. Al incidir en ella la luz, la imagen queda impresa.

El mecanismo del ojo es parecido. Las partes externas de éste –la córnea y la pupila-, así como el cristalino, especie de lente que se halla tras ellas, son transparentes y permiten el paso de la luz, la cual atraviesa también la cavidad vítrea y es enfocada sobre la retina, delgada capa de tejido nervioso que se encuentra en la parte posterior del ojo. La retina es el único componente del ojo que ‘ve’ -es como la película de la cámara fotográfica- y graba la imagen, enviándola a través del nervio óptico al cerebro. Por ello este órgano es tan delicado.

A su vez, la retina tiene dos partes: la periférica y la mácula.


La primera nos proporciona las imágenes circundantes a lo que miramos, es decir, lo que está alrededor de donde enfocamos nuestra visión. Es lo que se denomina visión periférica o lateral. Pero, aunque ocupa el noventa y cinco por ciento de la superficie retinosa, no nos proporciona los detalles de lo que vemos, por lo que no nos permite –por ejemplo- leer o reconocer un rostro. De ello se encarga la mácula, pequeño punto central en la retina que es la que concreta las imágenes que entran en nuestro ojo.

Partes del ojo humano

Partes del ojo humano

La retina, asímismo, está constituida por dos tipos de células sensoriales: los bastones y los conos. Los primeros se activan en la oscuridad y sólo permiten ver el negro, el blanco y los distintos tipos de grises. Por el contrario, los conos se activan de día y permiten ver los colores. En realidad, hay tres tipos de éstos últimos, adaptados cada uno a un color y su interacción nos permite ver el espectro completo de luz. Cada cono está conectado con el centro visual del cerebro. Existe una enfermedad que no permite distinguir los colores y que fue descrita por el físico británico John Dalton, en cuyo honor se denomina Daltonismo.

Como decíamos, el ojo es una parte del organismo muy delicado y sensible, por lo que debe ser cuidado. Los especialistas recomiendan hacerse una revisión ocular, al menos, una vez al año.

Fotos: Ojos: Brigitteslip en Wikimedia | Partes del ojo: BotMultichill en Wikimedia