¿Cómo prevenir la conjuntivitis?

Las personas tendemos a ocuparnos menos del cuidado de nuestros ojos que de otras partes del organismo. Y, sin embrago, éstos son muy delicados y, entre sus enfermedades más comunes, está la conjuntivitis o infección de la conjuntiva, que no es peligrosa, pero sí molesta. Aquí brindamos unos consejos para prevenirla.

Frecuentemente, las personas, que tan dadas somos a preocuparnos de otras enfermedades, cuidamos poco nuestros ojos. Por ejemplo, a veces, compramos gafas de sol en función de su belleza o su precio, sin preocuparnos de si verdaderamente nos protegerán del Sol, que es su auténtica función.

El ojo es muy delicado

El ojo es muy delicado

Esto es un error, pues los ojos son muy importantes y sus enfermedades pueden ir minando nuestra vista. Entre ellas, la más frecuente es la conjuntivitis, consistente en la  infección e inflamación de la membrana externa transparente que protege el ojo: la conjuntiva. Ésta se halla expuesta a numerosas bacterias y productos nocivos –humo, polución, productos químicos, luz solar, etc- y, aunque está protegida por las lágrimas, es muy común que enferme.

La conjuntivitis, también conocida como ‘ojo rojo’ por la irritación que presenta, es fácil de tratar y, por lo general, no deja secuelas.
Generalmente, se cura con limpieza ocular mediante apósitos esterilizados con suero, gotas o pomadas. Pero, además, existen unas pautas que podemos seguir para evitarla.

Así, en principio, los ojos deben tener una buena higiene. Su limpieza se debe hacer con una toallita limpia –una para cada ojo-, mojada en suero o agua tibia, y pasándola suavemente desde la zona interior hacia la exterior. En este sentido, antes de llevarnos las manos a los ojos para cualquier cosa, debemos lavarlas bien con jabón.

En el caso de las mujeres, nunca deben compartirse cosméticos, toallitas ni otros efectos personales. Tampoco debe hacerse con las gotas oculares. Una buena norma de higiene es también cambiar las fundas de las almohadas con frecuencia.

Aparato oftalmológico

Aparato oftalmológico

Si utilizamos lentes de contacto, debemos igualmente mantenerlas limpias, mediante productos específicos para ellas que se encuentran en cualquier farmacia, y, en caso de enfermedad de los ojos, es conveniente reemplazarlas por gafas mientras ésta dure.

Por último, debemos tener en cuenta que la conjuntivitis puede ser contagiosa, por lo que debe evitarse el contacto cercano con personas que la padezcan.

Existe, asímismo, un tipo de conjuntivitis estrechamente ligado a las alergias y que, como ellas, es muy común en primavera. Generalmente, cursa con problemas respiratorios asociados –no a ella- sino a la propia enfermedad alérgica. Por tanto, las personas con este padecimiento, deben tener especial cuidado con sus ojos en esta época.

Los principales síntomas de la conjuntivitis son –aparte del enrojecimiento de los ojos- lagrimeo, sensación de cuerpo extraño dentro del párpado, escozor o quemazón y molestia ante la claridad. Por tanto, aunque –como decíamos, no es una enfermedad grave- si notamos alguno de estos síntomas, lo mejor es acudir a nuestro médico.

Fotos: ojo: Che en Wikipedia | Aparato oftalmológico: Nordelch en Wikipedia