¿Por qué se contagian los bostezos?

Las personas vemos a alguien bostezando e, inconscientemente, le imitamos. Pero la pregunta de por qué sucede esto aún no tiene respuesta. Se han formulado varias teorías, pero ninguna es definitiva, ya que no pueden demostrarse. Se han observado determinadas áreas del cerebro y ninguna lo explica.

A todos nos ha sucedido alguna vez. En una sala de espera, en un transporte o en cualquier otro sitio, tenemos al lado a una persona que bosteza. Nosotros, aunque hayamos dormido quince horas seguidas, automáticamente hacemos lo propio inconscientemente. ¿A qué es debido esto?

Sentimos decir que todavía no hay una explicación científica para ello. Aunque se han realizado numerosos estudios, nadie ha dado aún con la clave. El más reciente pertenece al Gobierno de Finlandia y sus conclusiones son desalentadoras: de todos los mecanismos que el cerebro humano tiene para imitar a otras personas y aprender de ellas, ninguno interviene en el contagio del bostezo.

Un bebé bostezando

Un bebé bostezando

En el cerebro humano, según parece, existen unas neuronas denominadas ‘espejo’, que se activan cuando vemos a alguien hacer algo y queremos imitarlo.

Es decir, los seres humanos aprendemos muchas cosas por imitación de los demás: cuando los vemos hacer algo, realizamos lo mismo. Y el mecanismo que nos lleva a hacerlo son precisamente estas neuronas ‘espejo’, que, por tanto, están relacionadas con los procesos de aprendizaje. Pero éstas se ponen en marcha de modo consciente y, según el estudio citado, cuando imitamos un bostezo, permanecen inactivas.

No obstante, según observaron los finlandeses, lo que sí se produce es una desactivación de otra parte del cerebro, denominada ‘región periamigdalar izquierda’. Pero tampoco han sabido descifrar si ello está relacionado con la imitación del bostezo.

Por tanto, las conclusiones no pueden ser más desalentadoras, puesto que la única a la que realmente han llegado es que esta imitación no se basa en los mecanismos cerebrales de comprensión, sino que se produce de modo automático.

Joven bostezando. Curiosamente, su acompañante no ha contagiado todavía

Joven bostezando. Curiosamente, su acompañante no ha contagiado todavía

Algo más de luz han brindado otras teorías sobre el tema, pero éstas son meras suposiciones. Así, según una tesis, los bostezos, en los inicios de la humanidad, ayudarían a advertir a los demás de los niveles de alerta de una persona, es decir, sería un proceso comunicativo para ponerse de acuerdo a la hora de dormir todo el grupo. Es algo así como, cuando en una manada de animales, el cabecilla ejecuta una acción y todos le siguen.

La cosa se complica aún más cuando, según otros estudios recientes, parece que el contagio del bostezo no se produce sólo en humanos, sino que también ocurre en algunos animales –por ejemplo, entre los chimpancés-.

Por tanto, nos tememos que aún no hay una respuesta a esta pregunta. Tendremos que seguir esperando y, cada vez que veamos a alguien bostezar, hacer nosotros lo mismo, querámoslo o no.

Fotos: Bebé bostezando: Samu73 en Flickr | Joven bostezando: Daquella manera en Flickr

Ya hay 2 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • taty
    18 ene 2010

    no entiendo porque se contagian los bostezos pero no me gusta que me lo peguen porque cada ves que eso sucede no puedo detenerlo es como si me llegara con fuerza es un bostezo muy intenso y largo me hace abrir mucho la boca y lagrimean mis ojos .

  • 19 ene 2010

    hola taty,

    cada persona tiene bostezos diferentes, yo también he conocido a gente que parece que llore cuando bosteza, pero es algo con lo que hay que convivir. Saludos.

Dejar un Comentario