¿Qué es la meningitis?

La meningitis es la irritación e inflamación de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal. Puede ser de dos tipos: la viral, poco peligrosa y que suele curar espontáneamente; y la bacteriana, mucho más grave y que puede ser mortal. Por ello, en caso de notar alguno de sus síntomas, lo mejor es acudir al médico.

La meningitis es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona, con independencia de su edad. No obstante, es más frecuente en niños y adultos menores de treinta años. Por ello, es una preocupación constante de los padres con hijos de corta edad, que, en cuanto oyen hablar de casos de meningitis, temen que su hijo pueda sufrirla. Por ello, trataremos de explicar en qué consiste esta dolencia y cuál es su gravedad verdadera.

Se llama meningitis a la inflamación e irritación de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal, provocando cambios en el líquido cefalorraquídeo que rodea a ambos. Puede ser causada por infecciones virales, alergia a medicamentos, irritación química, hongos o tumores. Y esto nos lleva a la distinción principal y más importante.

Diagrama de las membranas meníngeas

Diagrama de las membranas meníngeas

Existen dos tipos de meningitis: la viral, es decir, la causada por un virus, que suele ser de escasa gravedad y mejora sin tratamiento; y la bacteriana, mucho más grave, que puede provocar sordera, pérdida de visión, hidrocefalia, daño cerebral e incluso la muerte. La primera, en muchos casos, está causada por el virus del herpes. En cuanto a la segunda, las bacterias más peligrosas que la producen son el neumococo y el meningococo, aunque existen otras.

Ésta última es una verdadera urgencia médica y requiere tratamiento hospitalario inmediato. Por tanto, en caso de presentarse alguno de los síntomas propios de la meningitis, debe acudirse inmediatamente a un médico para que la diagnostique y, en caso de ser grave, tome las medidas oportunas.


En este sentido, algunos de estos síntomas son: fiebre y escalofríos, náuseas y vómitos, dolor intenso de cabeza, sensibilidad excesiva a la luz, alteraciones en el estado mental y cuello o nuca rígidos (Meningismo). Junto a éstos, también pueden presentarse otros menos comunes, como agitación y respiración rápida, disminución del estado de conciencia, irritabilidad, fontanelas abultadas (en los bebés) y arqueamiento de la espalda.

Vista al microscopio del neumococo

Vista al microscopio del neumococo

Como decíamos, la meningitis viral no reviste gravedad, pero el único que puede dictaminar si la sintomatología proviene de una meningitis y si ésta es viral o bacteriana es el médico, por lo que, ante la combinación de cualquiera de éstos síntomas y para curarse en salud, lo mejor es acudir al doctor.

El diagnóstico y el tratamiento rápidos de una meningitis bacteriana es esencial para prevenir lesiones neurológicas permanentes e incluso la muerte. Por ello, no debemos dudar en acudir al médico, que está para eso.

Fotos: Diagrama de las meníngeas: Rage Against en Wikipedia | Neumococo: Encephalon en Wikipedia

Ya hay 2 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • jainer avila
    25 mar 2010

    es muy buena la es plicacion. yo quiero saber si la menengitis puede dar de un colpe en la cabeza gracias

  • enrique
    29 ago 2010

    seria mucho mas completo el informe o disertacion del tema meningitis si fuera acompañado por fotos que ilustren en verdad y conmuevan a quienes no dan importancia a este flagelo ya que las palabras no surten el mismo efecto que la realidad capturada en una imagen ya que por suerte se dispone de todos los medios de comunicacion aprovecharlo de esta manera seria lo ideal una abrazo Enrique

Dejar un Comentario