¿Qué es un géiser?

La palabra ‘géiser’ procede del término islandés ‘geysir’, que viene a significar ‘emanación’. Un géiser es un orificio en el suelo que, cada cierto tiempo, expulsa abruptamente una columna de agua y vapor. Pueden ser de dos clases en función de su ubicación: de fuente o de cono, y su ecosistema es frágil. Además, a pesar de que el agua se halla a temperaturas elevadas, contienen seres vivos: las termófilas.

La palabra ‘géiser’ procede, originariamente, del verbo islandés ‘gjosa’, que significa ‘emanar’, y más próximamente, de ‘Geysir’, que es el nombre que recibe una famosa fuente termal islandesa.

Géiser en erupción en el Parque Yellowstone

Géiser en erupción en el Parque Yellowstone

Por tanto, un géiser es un orificio en el suelo que, cada cierto tiempo, expulsa abruptamente una columna de agua caliente y vapor. La causa de que esto suceda es bastante simple. Las aguas que se encuentran en el subsuelo son calentadas por las rocas cercanas, que, a su vez, absorben el calor del magma que hay bajo ellas. Este líquido caliente emerge a la superficie a través de rocas porosas por el fenómeno de convección y lo hace muy rápidamente, de lo cual resulta una columna espectacular de agua y aire. Una vez ha salido al exterior, el agua que resta bajo tierra se enfría y la erupción para.

Los géiseres son un fenómeno bastante raro, pues precisan de una geología muy específica. Por ello, tan sólo existen cerca de mil en todo el planeta y casi la mitad se hallan en el Parque Yellowstone, en Estados Unidos. En España, existen algunos en la isla de Lanzarote cuyo suelo, por su composición volcánica, favorece su aparición.

Por otra parte, existen dos tipos de géiseres, en función de donde se encuentren: los géiseres de fuente se hallan en estanques de agua y erupcionan de forma violenta, en series continuadas. Los géiseres de cono, en cambio, se encuentran en montículos de silicio –llamados geiseritas- y erupcionan en chorros únicos y estables.


La rareza de los géiseres hace que sean frágiles. Cualquier alteración de su medio puede provocar su desaparición. El simple hecho de arrojar basura en ellos puede acabar con su actividad. Por ello es recomendable ser respetuosos con su ecosistema.

Columna de agua de un géiser desde la lejanía

Columna de agua de un géiser desde la lejanía

Curiosamente, a pesar de las altas temperaturas que llegan a alcanzar, existe vida dentro de ellos. Concretamente, se trata de organismos diminutos, generalmente unicelulares, llamados termófilas e hipertermófilas, y su hallazgo ha posibilitado importantes avances médicos. Incluso el hecho de que estas bacterias sobrevivan en esas condiciones alimenta la esperanza de encontrar vida fuera de nuestro planeta.

Los géiseres más grandes se encuentran , como decíamos, en el Parque Yellowstone, en Estados Unidos, y en Islandia. El llamado Gran Geysir se halla en este último país y está acordonado para evitar las erupciones de otros colindantes, como el Strokkur, que se encuentra a tan sólo veinticinco metros.

Fotos: Géiser en Yellowstone: Flicka en Wikipedia | Columna de agua: Hansjorn en Wikimedia