Ciclo vital de los perros

Un perro acostumbra a vivir entre 12 y 16 años, alcanzando su tamaño máximo cuando cumple aproximadamente un año y iniciando su envejecimiento a los 8 años. En este artículo te damos más detalles sobre su ciclo vital, deteniéndonos especialmente en la etapa de cachorro y desmintiendo algunos mitos.

No es exactamente cierto que cada año humano corresponda a siete años perrunos

No es exactamente cierto que cada año humano corresponda a siete años perrunos

Todos sabemos que la vida de nuestas adoradas macotas no siempre se corresponde con la nuestra. Para empezar, es bastante más corta, lo cual hace que la duración de cada etapa de su vida varie considerablemente respecto a la nuestra. Y para seguir, son animales muy distintos a nosotros, lo cual les dota de características físicas y psicológicas diferentes que también influyen en su desarrollo. Nos detendremos hoy a observar cuáles son las etapas de la vida de un perro, cuánto duran y qué las caracteriza.

Un perro pasa por cuatro fases de desarrollo durante sus primeros meses de vida. Los primeros 15 días no ve y tiene poca capacidad de movimiento, por lo que reacciona muy poco a los estímulos. Durante los días del 14 al 21 se desarrolla su relación de impronta hacia la madre, por lo cual empieza a tener más movimiento y ganas de investigar. Durante la cuarta semana, los sentidos de cachorro se encuentran completamente desarrollados, por lo que será capaz de observar cuidadosamente su entorno. Examinará y olerá todo. El cuarto periodo, el de socialización, se inicia a las tres semanas, pero llega a su máximo esplendor a partir de la octava. Es el momento más importante en el desarrollo mental del cachorro y acaba aproximadamente a las 10-12 semanas.
El desarrollo del cachorro hasta la décimo sexta semana entra en lo que los expertos denominan “fase de jerarquía”, época en la que el perro empieza a requerir un líder de la manada.

La etapa de la pubertad es relativamente corta y durará de entre un mes y seis semanas. Comienza alrededor del sexto mes y puede manifestarse en muchas formas diferentes. Es habitual que el perro se muestre rebelde, reticente a aprender cosas nuevas y desobedeciendo a lo que ya conocía. El cachorro no alcanzará su tamaño definitivo hasta que cumpla el año, aunque se seguirá desarrollando hasta los 2 o 3 años, dependiendo de la raza.


¿Cómo sabremos que nuestro perro ha entrado en la edad adulta? En el caso del macho, cuando levante la pata al orinar. Y en el de la hembra, cuando entre en celo por primera vez. Como ya hemos dicho antes, se mantendrá en esta etapa hasta que alcance los 8 años aproximadamente. El paso a la vejez será paulatino, casi imperceptible. El perro se volverá menos activo y más lento, y puede que aumente de peso. Entre el octavo y el décimo año, la cabeza y el hocico se pueden tornar grises y el animal puede experimentar deterioro de la visión y la audición. En este enlace puedes consultar algunos consejos a tener en cuenta si tu mascota ya se encuentra en una edad avanzada.

Para terminar, romperemos un mito. Es habitual afirmar que cada año humano equivale a siete en la vida de un perro. Quizás sirva para generalizar, pero no es correcto. Cada especie tiene un desarrollo fisiológico distinto, viviendo, por lo general, más años las más pequeñas y menos las más grandes. De todos modos, este dato está sujeto a otras condiciones, como la calidad de vida o el higiene. Si lo deseáis, podéis consultar esta tabla de equivalencias entre edades humanas y perrunas para tener una idea más precisa.

Foto: El perro, fiel amigo por foxspain en Flickr.com.