¿Cómo y cuánto mide el espesor de la Tierra?

El diámetro de la Tierra es 12.756,8 kilómetros y un peso de 5,98 billones de toneladas.

Si comparamos el tamaño de la Tierra y las dimensiones del océano de aire que envuelve todo el territorio se trata, tan sólo, de una delgada línea. Los científicos aseguran que la Tierra tiene un espesor de 480 kilómetros. No obstante hay que recordar que la atmósfera no cuenta con un límite superior definido pero en el caso de superar el espesor de 480 kilómetros, los gases de la atmósfera se diluyen imperceptiblemente con el vacío del espacio exterior.

En este sentido, el diámetro de la Tierra, a nivel ecuatorial, mide un total de 12.756,8 kilómetros, mientras que a nivel polar cuenta con un total de 12.713.5 kilómetros. Los números indican que la Tierra es 43 kilómetros más ancha que alta. Además, pesa 5,98 billones de toneladas. La Tierra tiene un núcleo de hierro de 1.200 kilómetros con una temperatura de 7.200 ºC envuelto en un segundo núcleo externo y compuesto por varias capas líquidas formadas por hierro, magnesio, calcio y oxígeno, entre otras.

Además, la corteza de la Tierra está formada por minerales que tienen un espesor de 40 kilómetros. Los expertos afirman que la Tierra es el planeta más denso del sistema solar con un 35% de hierro, un 30% de oxígeno, un 15% de silicio y un 13% de magnesio. La corteza flota sobre un manto líquido con treinta placas tectónicas que se crean de la propia corteza por la presión del magma que está continuamente en ebullición. Cuando el magma se enfría se forma la corteza y, a veces, se solapan formando lo que conocemos como actividad sísmica.

Por otra parte, a la hora de hablar del espesor de la Tierra hay que mencionar que la atmósfera se divide en cuatro capas diferentes: troposfera, estratosfera, mesosfera y la termosfera.

La capa inferior, troposfera, tiene 15 kilómetros de espesor y es el núcleo de la creación de las tormentas y los grandes sistemas de vientos, junto con las masas de nubes.

La estratosfera tiene entre 15 y 45 kilómetros de espesor más que la superficie de la Tierra. Se trata de una zona tranquila y una de las favoritas para los pilotos de avión ya que a esta altura se evitan las tormentas de las capas inferiores.

La mesosfera, la tercera capa de la atmósfera, cuenta con una extensión de entre 45 y 75 kilómetros de altura y en ella se producen las estelas luminosas de las estrellas fugaces.

Más lejos de la mesosfera se encuentra la termosfera, una zona llena de energía y donde se suelen crear las brillantes auroras boreales y australes.

FOTO/ Beth Scupham