Cirujía estética: los implantes de senos

En esta entrada vemos todo lo relacionado a los implantes de senos. La mamoplastía es una de las operaciones cosméticas más requeridas

La autoestima de no pocas mujeres puede estar definida por el tamaño de sus senos y muchas de ellas están dispuestas a aumentar el tamaño de los mismos a cualquier costo. Afortunadamente para ellas, la operación de implantes mamarios se vuelve año con año más comercial y esto hace que los costos del mercado se reduzcan al tiempo que la calidad de los materiales usados y la seguridad del proceso quirúrgico se vaya elevando paulatinamente. La técnica se encuentra prácticamente dominada y casi nunca surgen complicaciones cuando las intervenciones se realizan en base a estándares internacionales de calidad. Ciertamente, las mujeres que desean someterse a estos implantes deben valora muchas cosas antes de dar este gran paso y los médicos que realizan esta operación cosmética deben hacerles el examen respectivo para evaluar el mejor método. Veamos de cerca todo lo que rodea al implante de senos.

El objetivo de un implante mamario es mejorar estéticamente la apariencia de los senos de una mujer ya sea porque naturalmente son pequeños o presentan alguna atrofia o porque con el paso de los años la gravedad los ha vencido y se muestran caídos o porque pueden haber sufrido un accidente o una enfermedad que haya alterado la forma de ellos. Sin embargo, al tratarse de una cirugía cosmética, no se encuentra incluida en la mayoría de los programas de seguros y el costo debe afrontarse en su totalidad. Este monto varía de país a país pero en general es recomendable no irse por lo barato.

Imagen tomada de Flickr por dueloaletrado

 Si hablamos de las candidatas a un implante de busto, podemos observar dos universos claramente definidos. El primero sería el de las mujeres menores de 18 años, las cuales no son buenas candidatas ya que su cuerpo aún se encuentra en fase de desarrollo. El segundo grupo vendría dado por las mujeres mayores de 18 años, las cuales son candidatas a una mamoplastía en primera instancia. Incluso algunos médicos sugieren los 22 años como la edad mínima que debe alcanzar una mujer para poder acceder a una operación de este tipo. Otro requisito es que la persona este sana para lo cual el médico general debe realizar un examen físico completo. Antes de esto se realiza una primera consulta con la candidata que conversa con el cirujano plástico que realizará la mamoplastía.



Tras haber ido al médico general, la candidata retorna con el cirujano plástico quien da el visto bueno en base a los exámenes realizados y le explica más detalladamente cómo será la operación. En esa misma entrevista, el médico orienta a la mujer en cuanto a las medidas y tipos de implantes de los que ella dispone para escoger. También la asesora en cuanto a lo que mejor se le verá estéticamente, tomando en cuenta su conformación morfológica natural. Para esto, el cirujano debe examinar los senos de la candidata. Cualquier otra duda es absuelta durante esta entrevista y candidata y médico se ponen de acuerdo en todos los detalles para pasar a programar la cirugía.

 En cuanto a los implantes mamarios, se tratan de bolsas estériles que tienen una cobertura de silicón y que pueden estar rellenas de distintas sustancias dependiendo del fabricante. Por ejemplo están los implantes con relleno salino. Estos implantes se colocan en la paciente para luego ser rellenados con una solución salina estéril de acuerdo al tamaño elegido por esta. Actualmente es el único tipo de implante mamario autorizado por la FDA en los Estados Unidos. Otro tipo de implantes son los rellenos con gel de silicón. Fuera del territorio norteamericano, es el implante de mayor uso, alcanzando el 90 % de los casos. Estos fueron descartados en los Estados Unidos por protagonizar incidentes de derrame y actualmente se vienen haciendo estudios con otro tipo de relleno llamado gel de silicón cohesivo.

También existen los implantes rellenos de hidrogel. Otros menos comunes son los llamados implantes de cuerdas que consisten en prótesis que permiten a los senos continuar expandiéndose luego de la operación. Este método fue diseñado para las mujeres que desean grandes dimensiones de senos. La tecnología se encuentra en desarrollo en la industria de los implantes y actualmente se trabaja en el desarrollo de los llamados implantes de tejido ingenierizados. Se trata de una técnica que consiste en extraer células de la propia paciente y combinarlas con un material de soporte. Este método promete no ofrecer derrames ni rupturas y tampoco se reducirá de tamaño como sucede con los implantes tradicionales que con el paso del tiempo se pueden reducir hasta en un 40 %.

Imagen tomada de Flickr por ninja software

 En cuanto al tamaño, existen para todos los gustos y se miden en centímetros cúbicos de acuerdo a las medidas que la candidata desea alcanzar. Generalmente las prótesis se colocan en un sujetador sin relleno hasta alcanzar la medida ideal que la candidata desea. Las formas también presenta  variedad, principalmente hay redondos y en forma de gota con menor relleno en la parte superior de los senos. Dentro de esta segunda categoría también se ofrecen grados anatómicos. En cuanto a las superficies, existen lisas y texturizadas, siendo las primeras las más recomendadas y siempre colocándolas por detrás del músculo ya que si se hace por delante suelen presentarse contracturas post operatorias. Otra consideración de los implantes es el perfil. Existe el perfil bajo, medio y alto, siendo el alto el que mayor proyección de senos ofrece. El volumen viene determinado por los centímetros cúbicos de la prótesis.

En cuanto al proceso se trata de una operación que dura entre una hora y media y dos horas y en la que se hace una pequeña incisión por debajo del seno por donde se insertará el implante. La ventaja de un implante que vaya por debajo del músculo es que las posteriores mamografías que deba efectuarse la mujer, arrojarán resultados más precisos. También se puede hacer la incisión por debajo del pezón. Un tercer método se hace practicando la incisión en la axila e insertando la prótesis por allí. Conjuntamente con el implante se puede hacer una mastopexia o levantamiento de senos.