Cómo colocar el parquet

En esta entrada revisaremos todo lo referido al parquet de la casa, tipos, características, cómo se coloca y qué trucos debemos conocer.

El material de mayor uso en los interiores de las casas es el parquet, también conocido como entarimado. Su aplicación se extiende no sólo a las habitaciones sino también a las áreas comunes como salas de estar y hasta cocinas, dependiendo del tipo de suelo que se tenga en cada caso y sobre todo del uso que se le vaya a dar. Por ejemplo, en el caso de las cocinas, una alternativa a las mayólicas es el parquet de menor costo, ya que por las sustancias que seguramente caerán sobre el piso, convendrá cambiarlo cada ocho o diez años. Este parquet es el llamado enchapado, con un grosor no mayor a los cinco milímetros. Es prácticamente una lámina muy delgada que va pegada sobre el piso ya existente que antes debe ser bien aplanado al menos a grosso modo.

Hay que medir bien las distancias del área –en este caso la cocina- y comprar estas láminas de parquet, junto con el pegamento que las fijará al piso. El pegado se efectúa en tiras, eligiendo un solo sentido y el secado ideal es de 48 horas, siendo recomendable no pisar el área durante ese tiempo. El mantenimiento de este sistema de parquet no debe ser muy exhaustivo, tomando en cuenta que ha sido una alternativa barata y no durará mucho de cualquier manera. Sin embargo, se recomienda tener cuidado en no derramar grandes cantidades de agua sobre el mismo.

piso-2-por-bois-et-parquets-de-france.jpg

Imagen tomada de Flickr por Bois Et Parquets de France

El parquet más conocido y utilizado prácticamente de manera universal es el parquet laminado cuyos costos han alcanzado un estándar. Éste se utiliza mucho en las habitaciones de la casa y consiste en una lámina sintética de resina o melamina que imita la estructura de la madera. Esta lámina va unida a una mezcla de residuos de madera conformando los tabiques individuales. De ahí su costo promedio. Este parquet nos presenta la ventaja de ser flotante, es decir, la lámina que nos interesa como acabado, está unida a un tabique de madera que es el que finalmente irá adherido al suelo.



Por tanto, no es de mucho rigor que el piso sobre el que irá colocado sea perfectamente llano. El procedimiento consiste en colocar una espuma sobre el suelo y encima de esta van las tiras de parquet. El tiempo promedio de vida de este tipo de parquet va desde los 10 hasta los 35 años. Es un margen considerable de tiempo y se definirá en base al cuidado que se tenga sobre el piso. Evidentemente, este tipo de parquet no es ideal para zonas que presenten mucha humedad ya que esto hará que el piso erosiones y el parquet será el primero en saltar fuera de su posición. Sin embargo, este parquet es resistente a los arañazos y las manchas y se usa cera y barniz para limpiarlos y pulirlos.

Existe un tercer tipo de parquet que, por su estructura, es el de más alto costo. Se trata del parquet sólido que, como su nombre lo dice, es de madera sólida en el 100 % de su estructura. El grosor de cada uno de estos tabiques no es menor de 1,5 cm. Para instalar este parquet, se necesita una base de madera, sobre la cual debe ir clavado cada tabique. En cuanto a los patrones del parquet, estos varían en cada uno de lo tres tipos y se pueden encontrar figuras geométricas determinadas como rombos o rectángulos. Igualmente las longitudes de cada tabique pueden variar e incluso se pueden conseguir modelos especiales si la persona es de gustos refinados. Por cierto que la calidad de la madera también es diversa, sobre todo en el caso del parquet sólido. En cuanto al colocado mismo de los distintos tipos de parquet, se ha visto que una técnica de aplicación universal por su alta efectividad, es colocar los tabiques intercalados, es decir que los bordes no vayan exactamente alineados unos con otros sino que cada bloque nuevo de 6 tabiques se dirija en sentido perpendicular a su bloque vecino. De esta forma, se consigue aliviar la tensión y conseguir una mejor cohesión del piso.

piso-por-bois-et-parquets-de-france.jpg

Imagen tomada de Flickr por Bois Et Parquets de France

También se ha visto que además de fijar cada tabique al piso, se debe fijar cada uno de ellos con su tabique vecino para lograr una estructura más compacta y menos susceptible de erosión. La colocación del parquet, es una tarea bastante mecánica y que no requiere de mucha destreza sino más bien de paciencia. Los puntos básicos son: el conocimiento de la zona donde irán, el correcto allanado del piso sobre el cual irán los tabiques de parquet, el cual se puede allanar con una base de concreto o una base de corcho para que sirva como amortiguador acústico. También se debe tener en cuenta las medidas de la habitación y vigilar que haya un sobrante para la colocación del zócalo en la misma. La misma precaución debemos tener con las puertas ya que el parquet más la base levantan unos cuantos milímetros en el acabo final. Lo más probable es que haya que lijar la puerta. Otro truco interesante es sacar los tabiques de las cajas en que los compramos y dejarlos sueltos dentro de la misma habitación donde serán colocados.

Hay que hacer esto por unos dos o tres días antes de iniciar el proceso de colocado para que el parquet se acostumbre a las condiciones climáticas de la habitación y no coja nueva forma una vez que ya está colocado. Por último, respetar el proceso de secado final de la habitación. Cuestión de animarse a hacerlo uno mismo. Aunque ya existen los llamados parquet enclipados que básicamente son un sistema de tabiques divididos en macho y hembra que se montan como un rompecabezas. Ideal para los que se mudan constantemente.