Cómo hacer un jardín en una botella

La jardinería es una sana afición que incluso relaja y, para practicarla, no se requiere de espacio. Es más, podemos crear nuestro propio jardín en una botella. Aquí brindamos, en unos sencillos pasos, las instrucciones para hacerlo.

Las actividades de jardinería son un entretenimiento ameno para el tiempo libre. Incluso, según algunos psicólogos, constituyen una actividad relajante. Pero no todos disponemos de espacio para crear nuestro jardín. Por ello, una posibilidad divertida y, además, sencilla puede ser hacerlo en una botella. Sólo tenemos que seguir unos sencillos pasos.

En primer lugar, debemos seleccionar una que sea lo suficientemente grande en su interior para que las plantas puedan crecer. Asímismo, su abertura tiene que se amplia pues de lo contrario no podríamos ni plantar ni cuidar nuestro jardín. Lo más adecuado es que se trate de una botella alta y del tipo de las que pueden ser tumbadas sobre uno de sus laterales para tener más espacio donde extender nuestras plantas (no obstante, también puede hacerse en una pecera).

Foto de un set para realizar un terrario

Instrumentos necesarios para realizar el jardín

En segundo lugar, una vez preparada la botella y situada sobre su panza, rellenamos toda la parte inferior de guijarros y arena mojada. Esta base servirá para que el jardín posea un buen drenaje, cuestión muy importante ya que el recipiente no lo tiene y, sin éste, pueden producirse problemas de hongos y estropear nuestro jardín.

A continuación, como tercer paso, colocaremos sobre la capa de drenaje otra de carbón activado, que minimiza los olores que, dentro de la botella, puedan ser causados por descomposición. Igualmente, sobre todo ello, situaremos una fina capa de musgo.

El cuarto paso es colocar el suelo de nuestro jardín. Éste debe ser de tierra de buena calidad y prehumedecida. Cualquiera de las que se venden en floristerías para las macetas puede servir. Además, debe cubrir bien toda la base que habíamos colocado para facilitar el crecimiento de las semillas.

Foto de jardines en botellas

Varios jardines preparados en botellas

A continuación, en quinto lugar, plantaremos éstas. Deben ser semillas de pequeñas plantas de interior y, al colocarlas, debemos dejar suficiente espacio entre unas y otras para que puedan crecer sin golpearse.

También es importante que sean plantas que requieran cuidados similares. Si plantamos un cactus al lado de una planta tropical, lo más probable es que acaben por estropearse las dos. Precisamente las que precisan mayor cantidad de agua son apropiadas para este tipo de terrario, ya que las botellas atrapan la humedad.

Por otra parte, existe una alternativa para los más impacientes: en vez de semillas, pueden introducir en la botella directamente plantas que hayan comenzado a brotar y que no se desarrollen demasiado, pues la altura de nuestro jardín es limitada.

Foto de un jardín en una botella

Detalle de un jardín como el nuestro

Ya hemos construido nuestro jardín. Desde este momento, sólo tenemos que regarlo de vez en cuando. La frecuencia estará en función del tipo de vegetal que hayamos plantado. Para hacerlo, podemos utilizar un rociador de agua que aplicaremos a través del cuello de la botella, que siempre debe estar abierto para que las plantas respiren.

También es importante donde lo coloquemos. Lo ideal es alternar sitios al Sol con otros a la sombra. Pero ni uno ni otro durante excesivo tiempo pues nuestro jardín requiere los rayos solares pero también puede quemarse.

Podéis ver un video sobre el tema aquí.

Fuente: Wikihow.
Fotos: Útiles necesarios: Bekathwia en Flickr | Varios jardines: Moonrat 42 en Flickr | Detalle: Luis Pérez en Flickr.

Dejar un Comentario