Cómo preparar unas oposiciones

ofertas_empleo.gifEstimado opositor/a: antes de que puedas hacerte una idea equivocada sobre lo que está escrito en este post, quiero hacer una declaración de intenciones. Las opiniones que se verterán aquí no pretenden ser la Verdad Absoluta. Los datos aportados serán una mezcla de experiencias de muchos opositores anteriores, esto no quiere decir que si sigues a pies juntillas estas recomendaciones vayas a aprobar, tampoco significa que si no las sigues vayas a suspender. Cualquiera que se haya examinado alguna vez en su vida sabe que a veces estudiar mucho no es sinónimo de buenos resultados, pero lo que garantiza el suspenso es el abandono de la concentración y del ritmo de estudio. Aclarados esto vamos a empezar con los puntos clave (según lo que la experiencia nos dicta) para tener éxito en las oposiciones:

¿Me preparo oposiciones?

Lo primero que debes tener claro es que es muy importante estar seguro de lo que vas a hacer. Antes de decidir nada es de gran ayuda conocer exactamente en qué consiste el trabajo para el que pretendes opositar. La información necesaria la tienes en la Consejería de la que dependa el puesto, en las diferentes comunidades autónomas, en las Oficinas de Información y Registro, en las páginas web de los organismos oficiales, etc. Busca bien y no confíes plenamente en lo que te diga “cualquiera”. Trata de contrastar toda la información que recibas en los centros oficiales. Además es muy importante que tu familia y amigos te apoyen en tu decisión de opositar. No es nada recomendable que estés estudiando y tu madre (por ejemplo) te llame cada cuarto de hora para ver cómo estás. O que tu pareja insista en que lo acompañes al cine cada tarde cuando tú has decidido quedarte en casa preparándote para tu futuro empleo. Para evitar esto hay que explicar razonadamente a toda la familia lo que vais a hacer, también es importante que sepan cómo, cuándo y por qué, de esta manera serán de mucha ayuda para vosotros.

¿Tengo que dejar de trabajar para estudiar?

Bien, esta pregunta se la hace casi todo futuro funcionario en un momento u otro de su viaje hacia el empleo público. La respuesta depende, en primer lugar, de ti y de las ganas que tengas de ser funcionario, también depende del tiempo de que dispongas para poder estudiar, y de tus necesidades económicas. En principio, si tienes un trabajo a jornada completa, piensa en lo cansado que llegas a casa al terminar la jornada laboral. Has de tener en cuenta también que aunque al principio te vas a tomar el estudio con ganas, pasados unos meses el esfuerzo que tienes que realizar es mayor, porque mientras las primeras lecturas de los temas son interesantes, los repasos a esos mismos temas llegan a ser tediosos.


¿Me apunto a una academia?

Esto es totalmente personal. Hay gente que prefiere llevar pautados los temas porque si no es así, no los estudia; otros prefieren comprar el temario y estudiarlo por su cuenta. Una tercera opción es hacerte los temas tú mismo. Esto lo recomiendo cuando sabes bastante de las materias y tienes mucho tiempo libre. Es la mejor opción para conocer bien los apuntes, pero se tarda mucho en hacerlo. Para no tener que lamentar nada a la hora del examen, hay que asegurarse muy bien de los temas que entran en la oposición, esta información, como toda la relativa al empleo público, la tienes en las páginas de los organismos oficiales.

¿Cuántas horas estudio cada día?

Cada situación es diferente, por eso eres tú mismo el que decide cuántas horas estás dispuesto a invertir en estudiar. Debes tener en cuenta que cuantas menos horas dediques al día, más tiempo tardarás en prepararte bien los temas. Es conveniente establecer plazos de tiempo según lo extenso del temario y lo que quede hasta el examen. Pero atención: menos de dos horas al día es como si no hicieras nada; y más de diez es una barbaridad que puede pasar factura a tu salud (física y mental). Es importante saber cuándo debemos hacer una pausa. Científicamente, la concentración de una persona no aguanta más de cuarenta y cinco – cincuenta minutos. Así que, ni descansos cada treinta minutos, ni cinco horas seguidas estudiando. Tú eres el único responsable de tu comportamiento, no te engañes. Durante el periodo de tiempo en el que prepares los exámenes (seis meses, un año, un año y medio…) habrá más de un día en el que te encuentres espeso y no consigas recordar lo que acabas de leer: no desesperes, le pasa a todo el mundo. Para solucionarlo, nada mejor que dar un paseo relajante, ver la tele un rato o conversar con amigos para volver a tomar las riendas de tu mente. También es importante disponer cada día o cada dos días de una hora para practicar algún deporte. Para los menos aficionados, un paseo de cuarenta minutos al día será suficiente. De esta manera desconectarás un poco de los apuntes y será más agradable volver a ellos tras gastar energía.

miles_opositores.jpgEs básico reservar horas de estudio al repaso de temas, esto te ayudará a saber cómo estás estudiando y podrás cambiar el hábito de estudio si crees que no es el correcto, pero cuidado: no cambies demasiado porque sería perjudicial. Sólo cuando creas absolutamente necesario hacerlo. No te obsesiones con el tema.

¿Dónde estudio: en casa o en la biblioteca?

Una vez que tenemos el temario y la determinación de conseguir nuestra plaza, debemos encontrar un lugar en el que nos sintamos cómodos y relajados. La decisión de quedarnos en casa tiene muchas ventajas: estamos más tranquilos, conocemos el sitio y decidimos nosotros la temperatura, tenemos nuestra bebida al alcance de la mano, etc. En cuanto a ir a la biblioteca, bueno, no es tan recomendable porque la distracción está asegurada. Si no disponemos de un lugar tranquilo en casa, o si compartimos nuestra vivienda con niños o con otras personas que pueden hacer ruido y/o distraernos del estudio, entonces es mejor acudir a la biblioteca.

¿Cómo me entero de cuándo son los exámenes?

Esta pregunta es muy común en personas que no se han preparado nunca ninguna oposición. Recomiendo siempre que se reserve una tarde a la semana para buscar en Internet noticias sobre la oposición. También es buena idea mirar en las páginas de los sindicatos y en los foros de opositores, que además de información, ofrecen apoyo, aunque siempre teniendo en cuenta que estamos intentando conseguir las mismas plazas.

¿Qué actitud debo tener ante los exámenes?

La misma con la que debes haber convivido durante tu estudio, serenidad y concentración. Yo tengo una frase que me ha ayudado mucho y es la siguiente, la clave es CON: CONocimientos, CONfianza y CONstancia. Esto quiere decir que si has estudiado todo como has considerado necesario, si tienes confianza en ti mismo, y eres constante en cuanto a estudios y repasos, entonces tienes un gran porcentaje ganado en el examen. En ningún caso tengas pensamientos destructivos del tipo “voy a suspender”, “los demás se lo saben mejor” o “¿qué hago aquí si no valgo para nada?”. Tú vales mucho, lo demuestra el hecho de haber estado estudiando mucho tiempo y haber llegado al examen. No pienses cosas raras. Concéntrate y responde a las preguntas tranquila y reflexivamente.

¿Qué hago si suspendo?

Ante todo, no te derrumbes. No se acaba el mundo por ello. Entérate de cuándo se abren las bolsas de trabajo para interinos y presenta los papeles. Y no dejes de intentarlo. La próxima vez llevarás una gran ventaja a los demás opositores. Además, ten en cuenta que si empiezas a trabajar como funcionario interino, siempre puedes ir acumulando puntos y la información de la que dispondrás es de primera mano. Se aprende más de los fracasos que del éxito, no lo olvides. ¿Ya sabes en qué has fallado? Si no es así, párate a pensar en el motivo del suspenso, cuando lo encuentres, tendrás las claves para superarlo.

Os dejo algunos enlaces de interés aquí mismo:
oposiciones.universia
empleopublico.net
más empleo público (061)
empleopublico.es

Si tienes dudas o crees que puedes aportar más información, no dudes en comentarnos.