Cómo prevenir la otitis

La otitis del oído externo u 'otitis de nadador' es muy frecuente en verano. Los baños en piscinas y mar hacen que entre agua en nuestros oídos y, si no los secamos bien, corremos el riesgo de perder cerumen, que es el que nos protege contra las infecciones. Por ello, es muy importante mantener el oído seco después de nuestro baño veraniego.

 Las enfermedades del oído se producen durante todo el año, pero, como en verano nos bañamos en el mar y en las piscinas y nos entra agua en ellos, éstas resultan más frecuentes en la estación del calor, por lo que es conveniente adoptar una serie de precauciones para cuidar nuestros oídos.

La otitis es una enfermedad del oído

La otitis es una enfermedad del oído

Uno de los problemas más comunes en lo que a ellos respecta es la otitis del oído externo u ‘otitis de nadador’, así llamada porque una de sus principales causas es, precisamente permanecer mucho tiempo en el agua. Ello produce humedad en el oído, que resulta un espléndido caldo de cultivo para bacterias y hongos infecciosos. Afecta a todo tipo de personas, pero especialmente a los niños.

El oído externo es el tubo que conduce los sonidos desde el exterior hasta el tímpano. En un oído sano, las ondas sónicas se desplazan a través del mismo hasta llegar al tímpano y hacer que vibre. Esto provoca que los tres huesos transmisores –martillo, lenticular y yunque- se muevan, enviando estas ondas hasta el oído interno, el cual, a su vez, las hace llegar al cerebro, permitiendo que la persona oiga.

 Los síntomas de la otitis externa son, precisamente, dolor en el oído, que aumenta al mover la oreja, dolor al masticar, falta de audición y secreción de líquido, que, pasados unos días puede ser de color amarillento o turbio.


No se trata de una enfermedad grave, aunque sí molesta y que, si no se trata puede derivar en complicaciones. Para prevenirla, es importante secarse bien los oídos después del baño. Conviene inclinar la cabeza hacia un lado y golpearla suavemente para que salga el agua y, a continuación, introducir con mucho cuidado un extremo de la toalla en el oído para secarlo. También es una buena idea bañarse con tapones. No obstante, si se trata de niños, antes de ponérselos, debemos consultar con el pediatra.

Dibujo que reproduce las partes del oído

Dibujo que reproduce las partes del oído

En este sentido, la importancia de la enfermedad es mayor en niños pequeños, pues una otitis mal curada puede acabar en sordera. Por ello, en este caso, debemos extremar los cuidados y, en caso de duda acerca de que pueda padecerla, acudir al médico.

Pero, en cualquier caso, todos debemos tratar de evitarla y, en caso de que la suframos, curarla bien, pues no deja de ser una infección y toda infección que se abandona es susceptible de extenderse, con las complicaciones que ello conlleva.

Fotos: Oreja: Dbenbenn en Wikipedia | Dibujo de un oído: Maksim en Wikipedia

Ya hay 2 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • 10 jul 2009

    Hola a todos ¡¡¡¡
    Desde el perfil de “La oreja” en Facebook, os queremos invitar a que os hagais fans de ésta.
    De forma amena y divertida os dará consejos sobre cómo prevenir y paliar ciertas enfermedades que sufren nuestros oídos. Haceros fans de “La oreja”

    Gracias…

  • 04 ago 2009

    Interesantisimo post.

    Estamos recopilando algunos de los problemas y enfermedades más frecuentes que sufren los oidos.

    Ya tenemos varios como son: la otitis del nadador, la higiene del oido en los bebés, la pérdida de audición….
    ¿Alguién da más?
    Visita “www.elblogdeloido.com”
    Gracias..

Dejar un Comentario