Cómo prevenir las infecciones por hongos

Continuando con el repaso que estamos haciendo de las enfermedades ‘de verano’, nos centramos hoy en las infecciones por hongos y cómo prevenirlas. Éstas se contagian muy fácilmente, sobre todo en piscinas y vestuarios, por lo que son muy comunes en esta época del año.

Continuando con el repaso que estamos dando a las enfermedades ‘de verano’, es decir, aquellas que son más frecuentes en esta época del año debido a su propia idiosincrasia o a nuestros descuidos, nos centraremos hoy en las infecciones por hongos y cómo prevenirlas.

Las piscinas son focos muy importantes de hongos

Las piscinas son focos muy importantes de hongos

Los hongos son microorganismos que necesitan parasitar en otro ser vivo para subsistir y, dentro de ellos, que son muy numerosos, existen unos cuantos que pueden producir infecciones en las personas de cualquier edad. Así, por ejemplo, los dermatofitos, que provocan las tiñas, o las levaduras, como el muguet, que producen la candidiasis.

Estos organismos se hallan en muchos lugares y su contagio se produce por contacto directo con un elemento contaminado: peines, cepillos, sombreros, asientos o la piel de animales, especialmente los perros y -sobre todo- los gatos, de ahí que la higiene de las mascotas sea tan importante, pues el contagio se produce con mucha facilidad.

Tienen predilección por las superficies húmedas, por lo que una forma muy común de contagio, igualmente, se produce al caminar descalzo por superficies mojadas, como vestuarios o piscinas.


Las infecciones más frecuentes, como decíamos, son las tiñas, la candidiasis y el llamado ‘pié de atleta’, una erupción roja que produce agrietamientos entre los dedos de los pies y puede extenderse a la planta. En general, se caracterizan, aparte de la erupción cutánea, poco agradable a la vista, por generar ardor, picor y mal olor.

Como hace calorcito y apetece bañarse en las piscinas, corremos peligro de sufrir este tipo de infecciones. Pero hay una serie de pautas que podemos seguir para prevenirlas.

Hongos en el tronco de un árbol

Hongos en el tronco de un árbol

En este sentido, es fundamental mantener una correcta higiene del cuerpo y procurar evitar la humedad, secándonos bien después del baño –sobre todo las zonas más susceptibles de que aparezcan, como son las ingles, las axilas y los dedos de los pies-. Es, asímismo, importante procurar evitar las fibras sintéticas y el calzado para piscina no especialmente diseñado que no permite transpirar al pié, usando ropa interior de algodón y cambiando a menudo los calcetines. Es igualmente recomendable llevar un calzado tipo chancleta cuando caminemos por piscinas o vestuarios, nunca ir descalzo.

Estas prevenciones son importantes, pues, en caso de contraer una infección por hongos, ésta suele ser bastante molesta y antiestética y su tratamiento médico es lento, por lo que tarda tiempo en curar. No obstante, no se trata de una enfermedad grave.

Fotos: Piscina: André Engels en Wikimedia | Hongos en un tronco:M. Manske en Wikimedia