Conceptos básicos sobre los mamíferos

El reino animal es tan rico y variado que, dentro de él existen un sin fin de grupos, especies, órdenes y familias. Nos detenemos hoy, dentro de los posts que venimos publicando, en los mamíferos, grupo al que pertenece el ser humano.
Los mamíferos se caracterizan por tener pulmones y sangre caliente, por poseer cuatro extremidades y por conservar a sus crías en su interior hasta que alcanzan un cierto nivel de desarrollo, así como por amamantarlos posteriormente. Dentro de este grupo existen varios órdenes y familias, que van desde la ballena azul, el mamífero más grande, hasta la musarañita, el más pequeño.

En la linea de otros post que venimos publicando sobre el reino animal, nos detendremos hoy en los mamíferos, a los cuales pertenece el ser humano. Este tipo de animales se caracterizan por conservar a sus crías en el interior de su cuerpo hasta que alcanzan un cierto nivel de desarrollo –sólo una variedad de ellos, los llamados “monotremas”, como por ejemplo el ornitorrinco, ponen huevos- y porque las hembras amamantan a sus vástagos con leche segregada por sus glándulas mamarias.

El desarrollo de las crías en el momento de nacer varía según la especie. Así, por ejemplo, las del caballo pueden levantarse y caminar alrededor de una hora tras el parto, mientras que las del perro o el gato pasan varios días sin poder valerse por sí mismos. Como curiosidad, señalaremos el caso del canguro, que pertenece a los marsupiales: sus crías están muy poco desarrolladas en el momento del parto y trepan hasta una bolsa que la madre tiene en el vientre para completar su crecimiento.

A grandes rasgos, podríamos definir a los mamíferos como aquellos animales de cuatro patas, con pulmones y sangre caliente, y cuya reproducción y cría se realizan como hemos señalado anteriormente. Pero, además de monotremas y marsupiales, existen también mamíferos marinos. Así, las focas, que presentan cuatro aletas en lugar de patas, y las ballenas y delfines, que tienen sólo dos extremidades en forma de aletas.

El único mamífero volador es el murciélago. Sus alas son delicadas membranas tensas entre los “dedos” de las extremidades delanteras.

Por otra parte, los primates son los mamíferos más próximos en su evolución al hombre. Por ejemplo, los chimpancés son muy sociables y cada individuo tiene una personalidad y es capaz de reflejar su estado de ánimo mediante la expresión facial.

Algunos récords de los mamíferos dignos de mención son los siguientes:

El más grande es la ballena azul, que alcanza hasta treinta metros de longitud. Pero el mayor entre los terrestres es el elefante africano cuya altura llega a ser de hasta tres metros y medio y cuyo peso se puede situar en las siete toneladas.

Por el contrario, el mamífero más pequeño es la musarañita, que pesa menos de 2,8 gramos y cuyo cuerpo mide 38 milímetros, poco más que su cola, que llega a los 25 milímetros.

Por otra parte, el mamífero más alto es la jirafa, que alcanza los cinco metros y medio de altura. Su peso es aproximadamente de una tonelada.

Hemos tratado de apuntar algunas curiosidades sobre los mamíferos. Próximamente, profundizaremos un poco más en las distintas especies, órdenes y familias de los mismos.

Imágenes extraidas de Wikipedia.