Cuidados del cerebro

En esta entrada conoceremos cómo mantener un equlibrio y salud a nivel del cerebro.

Muchas personas vigilan al centímetro su aspecto físico. Ya hablamos incluso de nuevos términos como metro sexuales para designar a este nuevo somatotipo, propio de la sociedad moderna. Estas personas –del sexo masculino- se caracterizan por un excesivo cuidado de su apariencia que invade el campo femenino. No es infrecuente verlos con estuches o neceseres, llenos de productos cosméticos, todo tipo de cremas para la piel, colonias, etc. Sin embargo, este es un hecho que también pertenece –por naturaleza- a la esfera femenina. El factor común reside en el cuidado que tienen para con su apariencia, gimnasios, spas, y nutricionistas son básicos en la vida de estas personas. También existe otra categoría menos obsesiva que simplemente le interesa cuidar su salud y más o menos está al día con los temas de nutrición y de salud en general.

Sin embargo, he notado que los cuidados son del cuello para abajo. En efecto. Son pocas las personas que sabrán responder afirmativamente o contundentemente a la pregunta ¿Cómo haría usted para cuidar su cerebro? Quizá algunos ensayen unas respuestas generales, por intuición básicamente. Ellos dirían que leyendo libros, otros dirían estudiando algún curso o carrera, otros dirían relajándonos y no estresándonos o haciendo alguna actividad física.

cerebro-por-betotester.jpg

Imagen tomada de Flickr por betotester

Todas estas variables son correctas y hasta necesarias pero pocos saben cómo cuidar su cerebro a nivel químico. El cerebro se regula por la conjunción de dos grandes fuerzas, básicas en todos sus procesos. Estas son la química y la electricidad y quizá, nosotros tengamos un mayor poder de influencia sobre la primera que sobre la segunda.



De acuerdo a lo que ingiramos, nuestro organismo dispondrá de mayor o menos materia prima para la realización de sus procesos a nivel químico. Pero quizá tan importante como el qué, sea el cómo lo hagamos. Echemos un vistazo general a todo esto. Primero debemos decir que el principal sistema de circulación de información en el cerebro son los neurotransmisores. Éstos son sintetizados por nuestro organismo a partir de ciertos alimentos y se encargan de transmitir los impulsos nerviosos que son las órdenes para que todo nuestro organismo funcione correctamente. La deficiencia en la producción uno de estos neurotransmisores o en la materia prima (alimento) para su biosíntesis, podría derivar en el desarrollo de patologías físicas, neuropatías y hasta de esquizofrenias. Afortunadamente el organismo tiende a encontrar su propio equilibrio ante los desbalances, siempre dentro de ciertos límites, por supuesto. Entre los principales neurotransmisores podemos citar la noradrenalina, la serotonina, la dopamina, la acetilcolina y hasta el óxido nítrico.

Este último –el óxido nítrico- ha sido descubierto recientemente y se le atribuyen diversas funciones importantes. Quizá la que más nos interese a los hombres es que su producción y acción está directamente ligada al flujo sanguíneo y a la vaso dilatación, sobre todo de los cuerpos cavernosos del pene, lo que conduce directamente a la calidad de una erección. Este neurotransmisor es producido por nuestro organismo partir de la arginina, incluso se sintetiza en laboratorio y su uso ya se está aplicando sobre todo en la industria deportiva con gran impacto en el rendimiento y la performance de atletas de elite. También se hacen constantes estudios a cerca de su acción sobre los radicales libres que como sabemos están directamente relacionados al proceso de oxidación de las células y, en buena cuenta, del proceso de envejecimiento. Al respecto las opiniones están divididas y algunos no se muestran a favor del suplemento con precursores del óxido nítrico porque sostiene que pueden acelerar el proceso de producción de radicales libres en el cuerpo. El otro sector propone todo lo contrario. Que el oxido nítrico mantiene a raya el proceso de oxidación de las células. Otro neurotransmisor importante es la acetilcolina, muy relacionada con nuestros procesos de pensamiento y nuestra capacidad de memoria. Este neurotransmisor se sintetiza a partir de la colina, componente del complejo B, por lo que una adecuada alimentación es necesaria. Una gran fuente de esta vitamina es la yema del huevo.

cerebro-por-psicocafe.jpg

Imagen tomada de Flickr por Psicocafe

Además la acetilcolina requiere de presencia del resto del complejo B, el cual es fácil de obtener en una dieta más o menos balanceada ya que esta vitamina es omnipresente. Pero además se requiere presencia de vitamina C y esta no es fácil de conseguir mediante una dieta regular puesto que sabemos que el promedio de personas no consume mucha fruta y menos todavía las cítricas, y si a esto le sumamos lo degradas que llegan estas a los mercados por el uso de insecticidas y pesticidas, y, por si fuera poco, consideramos lo frágil e inestable que es la vitamina C, debemos considerar seriamente el suplementarnos con esta vitamina en forma de comprimidos. Otro neurotransmisor importante es la noradrenalina que influye sobre el humor y el estado mental general, si este neurotransmisor falta, puede haber depresión y malestar general. Los estudios señalan que este neurotransmisor se sintetiza a partir de las células grasas de nuestro propio organismo. Para esto, es necesario que se liberen el torrente sanguíneo y esto se hace por medio del ejercicio. Si no hay actividad física será muy difícil conseguir los requerimientos de la noradrenalina. La dopamina es otro neurotransmisor importante que esta relacionado con el control de los movimientos corporales, el deseo sexual y con la reacción a ciertas emociones. Su carencia es manifiesta en ancianos y enfermos con el mal de Parkinson. Se requiere de los aminoácidos tirosina y fenilalanina para su síntesis. Estos son abundantes en las carnes de ave y en los pescados, además de los lácteos.

Finalmente la serotonina es otro neurotransmisor importante en ciertas funciones como el apetito sexual y las sensaciones el cuerpo como alegría, bienestar, etc. Su síntesis se potencia con el consumo de productos lácteos que contienen triptófano, un aminoácido básico para su producción. Si hay déficit de este aminoácido la persona muestra astenia, inapetencia sexual y desequilibrio psicomotor, por otro lado, un exceso en los niveles de serotonina está asociado a alguna adicción según los estudios.

Ya hay 3 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • carla
    21 jun 2010

    es orendo

  • karin
    20 may 2011

    que hermoso pues komo yo no comia
    la yema del huevo pues esto me a
    dado una buena ida porwue ahora de adelante
    voy a comer la yema del huevoy

  • nicoll
    24 jul 2011

    me parece interesante ya que he estado trabajando en ello pues tengo 30 años y suelo tener sueños con la perdida d memoria. me parece interesante ya q d nuestro cerebro depende todo nuestro funcionamiento.

Dejar un Comentario