Desiertos del mundo

Los desiertos corresponden una gran parte de la Tierra y ellos nos impacta por su misterio y soledad. Encontramos en ellos paisajes hermosos que vale la pena conocer, como así diferentes tipos de desiertos, ya sean de arena, hielo o de sal. Aquí les presentamos algunos de ellos, para que se deleiten con la naturaleza de nuestro mundo.

La palabra desierto nos evoca a todos como sinónimo, la palabra aridez, y la principal característica que se nos ocurre es falta de vida. Por el contrario, la fauna y flora allí habitantes no es la más común, pero existe y en gran medida. En cuanto a desiertos, siempre nos imaginamos un territorio cubierto de arena.

sahara.jpg

Desierto del Sahara. Foto: porque

Pues bien, es así. La mayoría de ellos se forman por arena y su principal característica es que son zonas incultivables, debido a la pobreza de su suelo, más que nada en cuanto a agua. Pero también existen desiertos de otros estilos, teniendo en cuenta el impedimento de su trabajo. Así muchos hombres de ciencia, consideran los polos, tanto el norte como el sur, enormes desiertos de hielo, gracias a la aridez de su suelo.

Pero también encontramos curiosos desiertos alrededor del mundo, como por ejemplo las Salinas de Jujuy, en el norte de Argentina, o el gran desierto de Uyuni en Bolivia, dos enormes desiertos de sal alojados en América del Sur, y principalmente el segundo, considerado “el paraíso en la tierra“, debido a la hermosura de su paisaje blanco.

Pero entre los curiosos encontramos incluso un desierto que se inunda (¿?). Si, así es. El desierto de Leçois Maranhenses en Brasil es el único desierto del mundo que se inunda gracias a las grandes cantidades de lluvia que se registran en el lugar en determinadas épocas del año, el resto, es un desierto más de la Tierra.



Pero empecemos por el principio. Entre los desiertos más conocidos del mundo encontramos el del Sahara en el primer lugar, el desierto de Atacama, el de Gobi, el Arábigo, el Australiano, y el Kalahari. Éstos, al mismo tiempo, son los más grandes de todos, y asimismo los de mayor importancia.

La degradación del suelo es uno de los principales problemas para los nómades y pastores que allí habitan, ya que se ven impedidos de progresar económicamente hablando, debido a la falta de estabilidad de cultivos o cría de ganado. Asimismo, hoy en día se han convertido en una cierta amenaza para el medio ambiente, ya que su crecimiento es conocido bajo el nombre de desertificación.

El primero en nombrar es el Sahara, el gigante desierto ubicado en África del Norte y que abarca desde el Océano Atlántico hasta el Mar Rojo y posee una extensión muy superior a los 8.5 millones de kilómetros cuadrados. Debido a su gran extensión, encontramos en el diversos tipos de rocas, suelos, alturas (que llegan a los 3.300 metros) y profundidades (134 metros bajo el nivel del mar).

La diversidad de su flora y fauna, son uno de los mayores atractivos para recorrerlo y aunque se piense lo contrario, no es el más caluroso de todos, ni el más árido. Ese lugar lo ocupa el desierto de Atacama en Chile.

Este desierto está ubicado en las costas de Chile y parte de Perú y es el más seco del mundo, existiendo zonas donde jamás se ha registrado una precipitación. Su extensión es de casi 180.000 kilómetros cuadrados y el mayor problema ocurre en las noches, cuando la temperatura desciende hasta 25º bajo cero, e incluso un poco más.

lecois.jpg

Desierto inundable Leçois Maranhenses. Foto: hablandodetodo

El desierto de Gobi se ubica entre el sureste de Mongolia y el noreste de China. Su nombre significa en mongol desierto, y es característica su belleza por los grandes mares de arena que forma el viento. Su extensión es de más de 1 millón de kilómetros cuadrados y se han encontrado allí cientos de especímenes prehistóricos. Al igual que Atacama, en invierno sus noches son muy duras, registrándose temperaturas de 20º bajo cero.

El Arábigo por su parte, con más de 1.3 millones de kilómetros cuadrados y cubre casi toda la península arábiga. En él encontramos cada tato, algún oasis, aunque no son muy frecuentes.

Por otro lado, encontramos el desierto Australiano, el cual con una extensión de más de 2 millones de kilómetros cuadrados, ocupa la mitad del país y se caracteriza por ser en su mayoría plano, ya que sus alturas máximas no pasan los 300 metros.

Finalmente, mencionaremos al desierto de Kalahari, dentro de los mayores del mundo. El mismo se ubica en Botswana, entre los ríos Zambeze y Orange y su extensión es de poco más de medio millón de kilómetros cuadrados. La principal característica de este desierto, son sus arenas, marcadas con un singular tinte de color rojizo.

Estos son algunos de los desiertos más importantes del mundo, y todos poseen como gran característica sus bruscos cambios de temperatura, del día a la noche, lo que los hace muy difíciles de soportar.

Por otro lado, hablaremos del desierto de sal más grande del mundo. Nos referimos al desierto de Uyuni, en Bolivia, el cual se considera un paisaje natural hermoso, y muchos lo toman como el mismo “paraíso en la Tierra”. Con una extensión de 12.000 kilómetros cuadrados, se sitúa a 3.500 metros de altura en plena cordillera de los Andes Bolivianos.

salar-de-uyuni.jpg

Desierto de sal de Uyuni. Foto: tripadvisor

Realmente es recomendable su visita, ya que el hermoso paisaje que se nos presentará ante nuestros ojos, es sencillamente imperdible. El aspecto que presenta es muy similar a un mar gigante, donde apreciaremos espectaculares montículos de sal, realmente bellos.

Para culminar este pequeño paseo por los desiertos, hablando de un desierto bastante curioso. En Brasil, en el Estado de Maranahao, encontramos el desierto Leçois Maranhenses, de espectaculares arenas blancas y es el único desierto del mundo que se inunda, aunque parezca mentira.

Entre los meses de junio y julio, las abundantes precipitaciones del lugar acumulan agua en los desniveles de la arena, llegando a registrarse 1.600 mm de lluvias. Esto es, 300 veces más de lo que llueve en el desierto del Sahara. Además de esta curiosidad, el desierto es uno de los más hermosos paisajes naturales de Brasil.

Estos son algunos de los desiertos más importantes del mundo, y otros un tanto más curiosos, pero que al fin y al cabo, no dejan de serlos. Estos paisajes valen la pena conocerlos en alguna oportunidad, y más que nada aquellos considerados exóticos, como el de sal de Uyuni, o el Leçois Maranhenses.