Drenaje Linfático, iniciación a la técnica

El drenaje linfático manual es una técnica especial de masaje que actúa sobre los vasos linfáticos activando su automatismo, a nivel subcutáneo, mejorando la eliminación del líquido intersticial y linfa que por causas patológicas se había acumulado.

El drenaje linfático manual es una técnica especial de masaje destinada fundamentalmente a activar la circulación linfática subcutánea y de manera secundaria a accionar el automatismo de vasos y ganglios linfáticos, con la finalidad de mejorar la eliminación de líquido intersticial y la linfa.

El precursor de la técnica del Drenaje Linfático fue Émil Vodder (1896 – 1986) peor, por supuesto, desde aquélla época hasta nuestros días la técnica a sufrido algunas variaciones y actualizaciones pero siempre manteniendo las mismas bases generales del método Vodder.

Drenaje Linfático

Émil y Estrid Vodder eran un matrimonio danés, que trabajaban en Cannes como fisioterapeutas, tratando a pacientes ingleses que habían sido afectados por problemas respiratorios infecciosos crónicos, y en los que se podía observar que muchos de ellos tenia los ganglios linfáticos del cuello hinchados y endurecidos. A partir de allí, fue que se les ocurrió masajear el ganglio y pudieron comprobar cómo se producía el mejoramiento de los pacientes.


Finalmente, la técnica terminó siendo utilizada para cualquier tipo de edema y fundamentalmente en el linfedema en el que el masaje deplectivo estaba totalmente contraindicado por el riesgo de provocar una fibrosis. Actualmente se incluye el DLM en un concepto más amplio que es KPE, que incluye vendajes compresivos, movilizaciones, cuidados de la piel y tratamiento postural.

Dado que este tipo de drenaje se realiza en el sistema linfático superficial, la presión que se ejerce es menor que la que se practica con un masaje deplectivo.

El sistema linfático se extiende por todo el cuerpo formando una especie de red que se ubica en paralelo a los vasos sanguíneos y que lleva el sentido de la circulación venosa. Los vasos linfáticos llevan la linfa que se forma en los tejidos hacia el sistema venoso, donde desemboca, concretamente en la base del cuello, en el ángulo entre las venas yugular interna y subclavia, llamado términos.

¿Cómo se practica el Drenaje Linfático Manual?

El drenaje linfático manual es una técnica especial de masaje que actúa sobre los vasos linfáticos activando su automatismo, a nivel subcutáneo, mejorando la eliminación del líquido intersticial y linfa que por causas patológicas se había acumulado.

Actúa a través de dos mecanismos, por una parte, la reabsorción del exceso de líquido y proteínas y por otra estimulando la motricidad de los colectores aún activos.

Las maniobras de este tipo de drenaje son:

-Reabsorción: Estiramiento y posterior presión. Se separan las células y se tensan los filamentos de anclaje, por tanto penetra el excedente de líquido y proteínas.

-Transporte. Intensifican la contracción rítmica de los linfagiones.

Este masaje no aumenta la filtración a nivel de capilares sanguíneos a diferencia del masaje corporal, pero tiene un efecto vagotónico por activación del parasimpático (relajación), así que podemos decir que este tipo de masaje primero estimula y luego relaja.

drenaje linfático

Es importante que durante el masaje no se produzca enrojecimiento de la piel porque ello implicaría que hay filtración capilar.

Se debe tener en cuenta que las presiones son tangenciales al límite de la elasticidad de la piel, sin friccionar ni resbalar sobre ella. Los empujes de la piel son en sentido de los desagües de los diferentes cuadrantes linfáticos y con cierto movimiento circular, elíptico o espiral y mínima presión.

Con las presiones circulares hay un estiramiento longitudinal y transverso de los linfáticos subyacentes favoreciendo el automatismo.

La presión máxima se hace en el sentido que va la linfa en el resto del movimiento es de contacto, en el resto del masaje la presión debe ser poca para no activar la circulación sanguínea.

¿Cuándo está indicado practicar Drenaje Linfático?

Indicaciones estéticas:

1. Cutáneos:

* Acné. Se taponan las glándulas sebáceas, y el sebo irrita los folículos pilosos provocando un edema local y enrojecimiento con pápulas, quistes etc. Son buenos los baños de sol y el DLM.

  • Rosácea. Afección inflamatoria crónica con congestión y enrojecimiento de la piel, con pápulas y telangiectasias. Aparece en la parte central de la cara. Tratamiento médico y DLM sobre compresas frías, 1 semana después directamente a días alternos
  • Dermatitis perioral. Erupción popular roja alrededor de la boca y barbilla
  • Eritema facial persistente. Reacción vasomotora exagerada de la piel de la cara. Se va enrojeciendo toda la cara. No utilizar mucho tiempo el DLM sobre la zona y si sobre las zonas de desagüe, como cuello, etc.

* Celulitis. Es un lipedema localizado en el muslo y zona glútea de muchas mujeres. El acumulo de grasa produce un ligero edema en el tejido subcutáneo que se va esclerosando provocando la piel de naranja, nódulos duros. Por tanto hay celulitis blanda y dura.

2. Cirugía. Previa para activar la circulación linfática de la zona y posquirúrgica para drenar el edema y favorecer la regeneración de piel, tejidos y vasos. Presiones muy suaves y alejadas de la zona operada, a medida que desaparece el dolor y la herida va cicatrizando nos acercaremos a los bordes.

3. Efecto sedante y relajante. El DLM activa el sistema nervioso vegetativo parasimpático, por el tipo de movimientos.

sistema-linfatico

4. Favorece la limpieza de tejidos por tanto tratamientos de “rejuvenecimiento”.

Indicaciones médicas:

1. Linfedemas. Indicación principal del DLM solo o con medidas de ayuda. Se va drenando la linfa a los cuadrantes vecinos, drenados previamente.

2. Lipedemas.

3. Edemas de embarazo. En el embarazo hay disminución del tono de vasos y retención hídrica, a veces pérdida de albúmina por orina, y compresión de los vasos abdominales por el feto.

4. Edemas premenstruales. Hinchazón de tobillos.

5. Fleboedemas. Se producen por insuficiencia de la circulación venosa, de forma que aumenta la presión sanguínea intracapilar y sale líquido al espacio intersticial que la vial linfática no reabsorbe espontáneamente produciéndose un edema blando que responde bien a la compresión y elevación.

6. Edemas postoperatorios y postraumáticos. El DLM beneficia los esguinces, contusiones, hematomas, cicatrices o heridas. Se favorece la eliminación de los restos celulares y liquido acumulado en la zona.

7. Trastornos reumáticos. El DLM tiene efecto antiedematizante (hinchazón) y moderadamente analgésico (dolor).

8. Trastornos cutáneos.

9. Aparato respiratorio. En bronquitis crónica y asma bronquial junto con otras medidas fisioterápicas.

10. Aparato digestivo. Como la enteropatías linfostáticas y estreñimiento crónico.

Fuente: Terapias Manuales, Infovenas, Vitalite, Estética Natural