Ejercicios de vocalización

En este artículo revisamos algunos ejercicios para una correcta vocalización, los mismos que deben ser ejecutados dosificada y progresivamente para lograr la perfección

Muchas veces cometemos errores al dar lectura a un texto pronunciando mal una palabra o una sílaba. Esto puede ser hecho inconscientemente producto de malos hábitos de lectura e incluso de postura, por mala enseñanza de vocalización e incluso pueden ser errores conscientes que hacemos para esquivar una sílaba o letra que nos es difícil pronunciar correctamente. En cualquiera de los casos, nunca es tarde para aprender y existen muchos ejercicios de vocalización que podemos practicar para pronunciar a la perfección.

Practicando vocalización en grupo

Practicando vocalización en grupo

Cabe señalar que conjuntamente con estos ejercicios debemos vigilar unos anexos que influyen en menor o mayor grado en la buena vocalización como son la postura, respiración y hasta una completa y cuidada dentadura. Pero por ahora enfoquémonos en los ejercicios de vocalización que presentamos a continuación. Debemos empezar con ejercicios que permitan fortalecer los músculos de la cara. Lo mejor es abrir la cavidad bucal lo máximo que se pueda y mantener la posición por diez segundos y luego cerrar.

Debemos repetir el ejercicio cinco veces, todos los días al levantarnos. Luego de estos ejercicios de fortalecimiento maxilar, debemos enfocarnos en pronunciar bien vocal por vocal. Cada una de ellas debe sonar limpia y fuerte. Luego podemos elevar la dificultad del ejercicio pronunciado cada vocal de forma prolongada y alternando con intermitencias de la siguiente manera: aaaaaaaaaaaaaaaaaa….a…..a…..a…..a……aaaaaaaaaaaaaaaaaaa.


Un nivel más de dificultad será combinar las vocales y a la vez pronunciarlas de corrido y alternarlas también con intermitencias de la siguiente manera: a-i-o…aaaaaaaaaaaaaaaaaaiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Luego podemos pasar a la práctica de la pronunciación de diptongos separados y unidos de la siguiente manera: a-e-ae-ae-ae-a-e-. Para elevar el grado de dificultad de este ejercicio podemos hacerlo en sentido inverso una y otra vez y cambiar las combinaciones. Luego podemos subir un grado más de dificultad utilizando triptongos en nuestros ejercicios de vocalización.

Vocalizando frente a público

Vocalizando frente a público

Estos ejercicios hay que ir haciéndolos dosificadamente y programándolos. Podemos empezar con sesiones matutinas para al cabo de dos semanas incluir una sesión antes de dormir y más adelante una sesión más antes de almorzar. Hay que ir gradualmente también y dominar bien la vocalización antes de intentar imprimir velocidad a los ejercicios. Cuando tengamos pleno dominio de los ejercicios señalados ya podemos practicar con palabras sueltas bisílabas, trisílabas y polisílabas antes de pasar a practicar con frases completas.