El architeutis o ¿existen realmente los monstruos marinos?

En todas las culturas existen alusiones a monstruosas criaturas marinas. Algunas veces son pura mitología pero otras son realidad. Este es el caso del architeutis o calamar gigante, un animal que existe en las profundidades marinas y que puede alcanzar los dieciocho metros de longitud. Dotado de largos y potentes tentáculos para capturar a sus presas, no vive más de tres años y su gran enemigo es el cachalote. A pesar de su envergadura, se mueve bien en el agua, impulsado por un sifón anterior y posee un complejo sistema visual.

Las mitologías de las distintas culturas se hallan plagadas de alusiones a enormes criaturas marinas, capaces de hundir barcos y devorar tripulaciones enteras. Igualmente, la Literatura –la de ficción y la que no lo es tanto- presenta eminentes ejemplos de estos gigantescos y fieros animales. Pero, ¿hay algo de cierto en ello?

Grabado de un architeutis atacando a un barco

Grabado de un architeutis atacando a un barco

La respuesta, absolutamente ambigua, debe ser que sí y que no. Sí existen grandes animales marinos pero no son monstruos. Uno de ellos es el architeutis o megaluria, un calamar gigante que hasta tiempos recientes se creía una criatura mítica.

Este animal vive en zonas muy profundas –de hecho, sólo se le ha fotografiado vivo en una ocasión- y crece de forma desmesurada, hasta llegar a dimensiones gigantescas. Se estima un tamaño aproximado en los machos de unos quince metros y en las hembras de dieciocho. Aunque se cree que puede haber ejemplares mayores. De hecho, se habla de un ejemplar capturado en aguas australes de veintiún metros de largo y doscientos setenta y cinco kilos de peso.

Sus tentáculos alcanzan una longitud cinco veces mayor que el cuerpo, aunque se incluyen en la longitud total del animal (de lo contrario sus dimensiones serían mitológicas), y están provistos de ventosas de succión de unos cuatro centímetros de diámetro que poseen dientes para capturar y perforar a sus presas. La boca posee una suerte de lengua llamada rábula que le permite saborear el alimento antes de tragarlo. Por su parte, los ojos tienen unos veinticinco centímetros y son el apéndice externo de un complejo sistema visual.


El calamar gigante, que tiene el cerebro más grande y desarrollado de todos los invertebrados, no vive mucho. Se estima que alcanza una edad máxima de tres años. Para determinarla, los expertos se basan en los huesos del oído o estatolitos, que presentan una serie de anillos concéntricos. El número de éstos determina la edad del animal.

Un calamar gigante expuesto al público

Un calamar gigante expuesto al público

Más curioso es, aún su sistema para desplazarse. Utiliza la ‘propulsión a chorro’. Posee un denominado sifón anterior y las aletas le sirven como estabilizadores. Y, a pesar de su tamaño, no tiene problemas para moverse.

Aunque su mayor enemigo es, al parecer, el cachalote –también se considera predador suyo al tiburón somnoliento o ‘Somniosus pacificus’-, no debe ser muy agradable encontrarse con él en el mar. Y aún menos, con el llamado calamar colosal, todavía más grande, pero cuya existencia no ha sido científicamente probada.

Fotos: Architeutis atacando a un barco: Javaprog en Wikipedia | Architeutis expuesto: BotMultichillT en Wikimedia