El brujo más poderoso de la historia

La Obra de Aleister Crowley es una de las más importantes del esoterismo. La importancia de este brujo se sigue recordando en el mundo entero.

Uno de los más grandes maestros del ocultismo de todos los tiempos, el más importante de los tiempos modernos, es el gran Aleister Crowley. Quizás su figura no alcance todavía la estatura de Cornelius Agripa o de Paracelso, pero su obra se revalorará con el tiempo e incluso aquellos neófitos conocerán la importancia que Crowley en el conocimiento oculto. La vida de Crowley es como la de cualquier inglés de clase acomodada. Hijo de un millonario Galés, el pequeño Aliester pierde a sus padres a muy temprana edad y es adoptado por dos tías solteronas que profesaban la religión cristiana puritana con excesivo celo. Todo ello afectó a un alma sensible como la de Aliester, además algo lo hacía distinto a los otros niños o al menos a lo que sus tías esperaban de un niño cristiano y puritano. A Aliester les gustaban los hombres, también las mujeres, pero se inquietaba mucho con los hombres. Este fue quizás uno de los motivos por los que al ingresar a la universidad decidió romper con todo lo que sus tías identificaban como correcto. Juntemos a un tipo muy inteligente con una fuerte represión de su entorno que lo obliga a seguir estrictas normas sociales y religiosas. En esos casos la liberación es explosiva.

Ubiquémonos en el tiempo de la juventud de Crowley. Europa está convulsionada por el cambio. Todos buscan una explicación científica a los fenómenos del mundo y algunos se atreven a ir más allá de la ciencia. Crowley ingresa a la universidad y se encuentra con un ambiente académico ansioso de explorar nuevos conocimientos. El marxismo empezaba a ganar adeptos en el mundo y en Inglaterra empiezan a formarse sociedades secretas. La clara inteligencia de Crowley lo fue acercando a una de las sociedades secretas más famosas de la historia. La Orden Hermética del Amanecer Dorado. Pronto conoce a los principales líderes del movimiento con raíces francmasonas y rosacrucianas. Su paso por la Golden Dawn fue fulgurante. Pronto se le consideró una maestro de la Orden, sin embargo su carácter con tendencia al protagonismo le pidió buscar algo más. Luego de ácidos enfrentamientos con los principales miembros de la Orden Aliester se separa de la sociedad secreta y funda su propio grupo, la Astrum Argentum. En aquellos años su fama de maestro del ocultismo ya era celebrada por todos y sus escritos no hicieron más que elevar su fama.


Elevado ya a la estatura de maestro del ocultismo. Aliester Crowley utilizó las influencia de su entorno (pertenecía, recordemos, a la clase alta inglesa) logrando una importante participación como consejero del gobierno británico, al que fue seriamente documentado. Mientras los aviones de Hitler bombardeaban las ciudades inglesas. Crowley instruía a los soldados y principales líderes de Gran Bretaña para resistir al enemigo alemán. Uno de los más celebres aportes de Crowley fue el potente símbolo mítico del dedo índice y el dedo del corazón. Ambos levantados forman una V y solo los instruidos en temas místicos saben la gran carga de poder que encierra ese símbolo. Algo tan simple y que solemos usar en nuestras más ridículas actividades. También durante la guerra Crowley compuso diversos libros de contenido esotérico que fue distribuido entra las tropas de su país. Se sabe que muchos soldados no entendían que significaban las obras que les entregaban durante la guerra, pero cada uno de esos libros contenía claves secretas que conducirían al triunfo a la gran isla del norte de Europa.

Crowley al alcanzar su más alto grado de conocimiento místico se cambió el nombre por Baphomet y elaboró más profundamente su pensamiento místico al que llamó Iluminismo Científico.

La obra más importante, probablemente, de este gran maestro fue su doctrina Thelemita, contenida en su Libro de la Ley. Cuenta la leyenda que Crowley recibió la revelación de una entidad de otra dimensión que le dictó los capítulos uno por uno. El suceso no pudo ser más especial ya que Crowley se encontraba en el Egipto durante la revelación. Después de ese momento la vida de Crowley cambió profundamente y fundó una templo en Sicilia dedicado exclusivamente a la reflexión y conocimiento de la orden Thelemita. La práctica del amor libre (entre personas del mismo género o de géneros distintos) más la experimentación con droga que realizaban los seguidores de Crowley los convirtieron en los precursores del movimiento hippie. Todos los hombres que visitaban a Crowley concluían que la vida que llevaba semejaba a las antiguas romanas y es que el esplendor humano lleva a estas celebraciones.

La obra de Crowley y su importancia en la historia de la humanidad es algo que solo los iniciados en las Ordenes Herméticas pueden valorar en su verdadera dimensión, pero en lo que respecta al hombre común la vida de Crowley no es algo que sea indiferente. Muchos grupos de rock satánico lo tienen de estandarte. El magnífico guitarrista del legendario grupo de rock Led Zepellin, Jimmy Page, lo considera uno de sus grandes maestros. También los Beatles le rindieron merecido homenaje al incluirlo en la portada de su más celebrada obra: “El sargento pimienta y la banda de los corazones solitarios”. Además, recientemente importantes autores como Alan Moore rescatan su figura para los Mass Media.

En tiempos recientes Ozzy Osbourne y Marilyn Manson han homenajeado al inmortal Crowey con varias canciones. Incluso Osbourne titula a una de sus canciones “Mr. Crowley”. Ya en el terreno del folklore se comenta siempre la leyenda de un regalo entregado por Crowley a la banda Black Sabbath, unos objetos místicos que los protegerían durante su carrera musical. La obra de Crowley permanece oculta entre lo sonidos estridentes del llamado rock satánico, pero este confeso seguidor de Satánas sigue llamando la atención del hombre ordinario, sin que se pueda penetrar en sus secretos. Es mejor así. La humanidad entera no está lista para conocer la enseñanza trascendental de un hombre común como cualquiera de nosotros, pero cuya sabiduría y conocimientos de la brujería lo convirtieron, sin duda en uno de los más grandes conocedores de la magia en la historia universal.

Fotos cortesia de flickr