Guía práctica para el uso de quemadores de grasa

En esta entrada veremos las verdades y mitos de los agentes quemadores de grasa. Sepa si su fórmula es efectiva.

Todas las personas que tienen un mínimo de vanidad y de autoestima, quieren verse bien y esto toma mayor peso con la llegada del verano. Incluso la campaña para verse bien y estar en forma arranca con muchos bríos un par de meses antes del arribo oficial de la estación veraniega. Es en estas fechas que la gente empieza a tomar cartas en el asunto y buscan rápidamente un gimnasio para matricularse y de inmediato se ponen en manos del nutricionista del gimnasio. Este les hace una evaluación integral y les hace un perfil para luego poder calibrar una dieta que se adecue a la persona. Luego comienza el programa de ejercicios con el objetivo común de perder grasa. Los entrenadores hacen su trabajo y la persona entra en ritmo. Sin embargo, a los pocos días, tímidamente aparece la idea de acelerar el proceso con alguna ayudita y casi siempre oímos hablar de los quemadores de grasa. Inmediatamente damos un paso atrás porque oímos referencias de todo tipo, frases como “no utilices sustancias químicas” o “te van a crear adicción”, “te puede dar una taquicardia”. En la otra vereda están los instructores que te alientan a decidirte en dar el paso decisivo en tu programa de ejercicios y llevar las cosas a otro nivel con la ingesta de estas pastillas que se presentan como mágicas. Uno lee el contenido y lo único que conoce de la fórmula probablemente se ala cafeína –sustancia incluida en casi todos los combos quemadores de grasa-. Pero ¿y el resto? Son nombres raros pero no desconocidos y ciertamente algunos son efectivos y otros son mero marketing. Echemos una pequeña ojeada a estos elementos.

bicicleta-flickr-por-wakamoul.jpg

Imagen tomada de Flickr por wakamoul

En varios de estos productos, usted verá aparecer el nombre de L-Carnitina. No se asuste, este es un aminoácido –unidad mínima de proteína- que es fabricado por el propio cuerpo humano a partir de otros alimentos. Su función principal es la de transportar la grasa hacia la mitocondria de la célula, por tanto no es sólo un intermediario en la quema de grasa. Si tengo que decir algo al respecto diría sin que me tiemble la mano que no sirve, al menos no en las dosis que se incluyen en las fórmulas quemadoras de grasa. Otra sustancia que se encuentra con frecuencia es la Lecitina de Soya. Este derivado si lo podemos considerar un quemador de grasa pero realiza su función a nivel sangre e hígado, por lo tanto no actúa sobre el tejido graso que tenemos acumulado en el abdomen sobretodo y del cual queremos principalmente deshacernos. No esta demás en las fórmulas. Otras sustancias que vienen en pareja dentro de los quemadores de grasa, son la Colina y el Inositol, amabas pertenecientes al complejo vitamínico B y asociadas con la quema de grasa a nivel hígado y el proceso de conversión de gras en energía al interior de las células musculares. Sobre estos compuestos debo decir que se pueden obtener en la dieta, ya que el complejo B está prácticamente en la dieta, al menos en cualquiera que sea medianamente balanceada, por tanto es innecesaria su inclusión en estas fórmulas. Hasta aquí he querido agrupar los agentes que, en mi opinión, son perfectamente prescindibles en estas fórmulas. A continuación pasemos a revisar los que son bienvenidos en un combo quema grasa.



Picolinato de cromo. Los nombres empiezan a enrarecerse. Sin embargo el cromo está presente en la dietas en cantidades mínimas. La forma de picolinato es de gran ayuda para el organismo en la correcta asimilación de la glucosa. Es un buen coadyuvante de la insulina al actuar de manera muy similar, permitiendo el ingreso de la glucosa en sangre hacia la célula, logrando de esta manera que cualquier excedente no se convierta en más grasa y pueda retrasar nuestros objetivos. Digamos que consumiendo Picolinato de cromo ya podemos despreocuparnos de la grasa que se pueda fabricar y pasamos a concentrarnos en eliminar la que tenemos acumulada. En esta misma línea, otro elemento de gran ayuda aparece en las fórmulas quemadoras de grasa. La Garcinia Camboya. El extracto de esta planta tiene la propiedad de ser un bloqueador de la enzima llamada lipasa, enzima que se encarga de la conversión de grasa a partir de cualquier excedente de carbohidratos que hayamos consumido y que nuestro cuerpo no haya logrado quemar en forma de energía. Este elemento es de inestimable ayuda y nos permite concentrarnos en la eliminación de grasa.

pepas-flickr-por-azzurro_edition.jpg

Imagen tomada de Flickr por azzurro_edition

He dejado para el último párrafo los que son realmente importantes en una fórmula. Dos sustancias conocidas de nosotros. Cafeína y aspirina. La cafeína es un diurético natural y la aspirina actúa para alargar el efecto de la cafeína en el cuerpo. Y, luego, el combo quema grasa debe contener una serie de nombres de hierbas, todas bajo el nombre de “formula privada”, dentro de la cual encontrará nombres raros como Gugglesteronas, Synefrina, Ginger Root, etc. Todas estas son hierbas que se han incluido porque todas son diuréticas y queman grasa y, en buena cuenta, reemplazan a la efedrina, sustancia que se incluía en los quemadores de grasa hasta hace aproximadamente cinco años atrás pero que fue retirada de las fórmulas por los efectos secundarios que esta tenía, que, para ser honestos, no se presentaban cuando se respetaban las dosis recomendadas. La cafeína y la aspirina se utilizaban para alargar la vida de la efedrina en el cuerpo con lo cual no se requerían dosis mayores y se mantuvieron en las fórmulas actuales porque se cree que igualmente hacen durar más el efecto de las hierbas reemplazantes de la efedrina. Además de las sustancias que he descrito, usted encontrará otros elementos como Piridoxina, que no es otra cosa que vitamina B6, o quizá extracto de naranja, todas sustancias naturales. Las fórmulas que contienen los elementos citados en el último párrafo definitivamente funcionan pero en presencia de una adecuada dieta y de un buen programa de ejercicios, variables a las cuales me gustaría referirme en otro artículo, lo mismo que a otro tipo de quemadores de grasa del grupo de los quemadores hormonales.