Hacer figuras de escayola

La escayola es uno de los materiales más usados para hacer manualidades debido a su textura y a su bello color blanco. Con ella pueden hacerse muchas cosas de forma sencilla. Por ejemplo, aquí explicamos como elaborar un pez infantil para decorar la habitación de nuestros hijos.

De entre todos los materiales que se pueden utilizar para hacer manualidades, la escayola es uno de los más sencillos de manejar debido a su textura y, además, su blancura natural confiere al trabajo realizado un bonito aspecto aunque no lo pintemos.

También se la denomina yeso aunque existe una pequeña diferencia de pureza: mientras éste la tiene de más del setenta por ciento, la escayola la posee de más del noventa.

Foto de unos peces de escayola

Unos bonitos y decorativos peces de escayola

Se utiliza mucho en construcción para realizar falsos techos, molduras decorativas y otros elementos de tipo ornamental.

Desde el punto de vista de las manualidades, existen varias formas de trabajar con escayola. La más sencilla es comprar la figura ya acabada en color natural y, sencillamente, pintarla. Pero también podemos moldearla nosotros mismos si nos vemos capacitados.

En cualquier caso, existe una opción intermedia que es la que pondremos en práctica: comprar la escayola por una parte y el molde de la figura en silicona por otra. Es una solución que se sitúa entre las dos anteriores en cuanto a dificultad.

Nosotros prepararemos uno pez infantil para decorar la pared del cuarto de nuestros hijos.

Los materiales necesarios serán, por tanto, un molde de silicona de una figura de pez que encontraremos en cualquier tienda de manualidades, un recipiente para hacer la mezcla, un pincel, escayola, agua y un poco de aceite.

Antes de comenzar nuestro trabajo, es conveniente rellenar el citado molde con agua para saber con certeza la cantidad de escayola que precisaremos.

Una vez hecho esto, echamos este agua en el recipiente y comenzamos a mezclar la escayola con ella poco a poco, hasta que veamos que el agua la absorbe. El resultado será una especie de pasta. Es recomendable hacerlo despacio para obtener la mezcla idónea, que no sea ni muy blanda ni excesivamente dura.

Seguidamente, con el pincel, cubrimos de aceite las paredes del molde y echamos la pasta que hemos obtenido en éste hasta que alcance su borde. Agitamos un poco para extraer las burbujas de aire y lo dejamos secar durante unos treinta minutos.

Por último y con cuidado, extraemos la figura del molde y retiramos los excesos que queden en el borde. Nuestra figura está concluida.

El último paso para finalizar nuestra obra es pintarla. Como se trata de un objeto decorativo para la habitación de los niños, lo mejor es hacerlo con colores claros y alegres. A partir de esta premisa, la elección de éstos queda al gusto de cada uno pero, si mezclamos varios, la figura quedará más bonita.

Fuente: Las Manualidades.

Foto: Peces infantiles: Pork Chop Rules en Flickr.