Historia de los medios de transporte

El hecho de desplazarse de un lugar a otro es consustancial al hombre. Desde tiempos primitivos, éste ha buscado medios para moverse con más comodidad y, con el progreso del comercio, sistemas para desplazar sus mercancías. El medio de transporte más antiguo fue el fluvial, las rudimentarias canoas. Desde entonces, se ha prosperado mucho y hoy tenemos rápidos ferrocarriles, automóviles, enormes embarcaciones e incluso grandes aviones transoceánicos. Por si fuera poco, a todo ello se ha unido el transporte espacial.

El transporte, entendido como la capacidad de desplazar personas o materiales de un sitio a otro, es tan antiguo como el hombre. Al principio, caminar con todos sus enseres era la única forma de moverse que tenían nuestros ancestros. Pero, pronto, descubrió la rueda, posiblemente inspirada en los troncos de árboles que se usaban para desplazar cargas pesadas.

No obstante, el primer instrumento de transporte debieron ser las balsas de troncos. Estas rudimentarias embarcaciones debieron inventarse viendo los trozos de árboles que arrastraba el agua y flotaban. De cualquier modo, el transporte fluvial debe tener miles de años de antigüedad, ya que las tribus primitivas, en sus migraciones, debieron atravesar ríos, y hace 6.000 años ya se construían botes y se conocía la vela.

En cuanto al transporte terrestre, su primera gran innovación fue la domesticación de animales, como el caballo. Éste comenzó a utilizarse en oriente próximo para llevar de un sitio a otro tanto cargas como personas hace unos 5.000 años, pero ya antes se usaba el buey. Los equinos se mantuvieron como principal medio de transporte hasta principios del siglo XIX, en que apareció el ferrocarril.

La Revolución industrial, que comenzó durante el siglo XVIII en Inglaterra, cambió por completo los sistemas de transporte. Se construyeron redes de canales fluviales para facilitar el movimiento de cargas pesadas. Y, sobre todo, la invención de la máquina de vapor dio lugar a la aparición del ferrocarril, que dominó el transporte terrestre hasta la aparición del automóvil a fines del siglo XIX.

Al mismo tiempo, los barcos se modernizaban hasta el punto de que se desarrollaron grandes transatlánticos y cargueros que pueden desplazar miles de toneladas.Y, a principios del siglo XX, apareció el transporte aéreo.



Hoy, disponemos de muchos medios para trasladarnos y mover nuestras mercancías. Pero sería bueno recordar algunas curiosidades : Leonardo Da Vinci ya dibujó un boceto de máquina voladora en el siglo XVI, un rudimentario helicóptero que nunca se construyó. Pero si llegó a utilizarse la llamada “tortuga de David Bushnell”, primitivo submarino monoplaza creado en 1.776, que trató de hundir a un buque inglés durante la guerra americana de independencia. En 1.783, el marqués Jouffroy d’Abbans construye la primera embarcación a vapor que funciona, mientras que el primer mercante con casco de hierro fue botado en 1.821 : se llamaba “Aaron Manby”. La primera bicicleta a pedales se fabricó en 1.839. Volviendo a 1.769, el francés Nicolas Cugnot creó un carro de vapor que alcanzaba la increíble velocidad de 5 km/h.

Podríamos seguir hablando de adelantos del transporte, pero lo que es indudable es que, desde la primitiva rueda de piedra, el hombre ha prosperado mucho en su forma de transladarse. Y lo que aún nos queda por ver.