Hombre y mujeres, iguales pero diferentes

El proceso del crecimiento del ser humano tiene su origen en el mismo momento de la concepción y este se desarrolla de forma progresiva durante los seis primeros meses del embarazo. Aunque el hombre y la mujer se desarrollan de forma similar en lo que al aspecto fisiológico general se refiere, existen diversas diferencias propias de cada sexo que van a definir y caracterizar a cada uno de nosotros dependiendo el género al que pertenezcamos.

El proceso del crecimiento del ser humano tiene su origen en el mismo momento de la concepción y este se desarrolla de forma progresiva durante los seis primeros meses del embarazo. Aunque el hombre y la mujer se desarrollan de forma similar en lo que al aspecto fisiológico general se refiere, existen diversas diferencias propias de cada sexo que van a definir y caracterizar a cada uno de nosotros dependiendo el género al que pertenezcamos.

Después de los seis primeros meses del embarazo, el proceso de crecimiento del ser humano se vuelve mas lento. Esta desaceleración (en comparación con los primeros seis meses del embarazo) en el crecimiento, va a abarcar desde la niñez hasta la pubertad, en la que se va a dar un breve aumento del ritmo.

El desarrollo y crecimiento en el útero del bebe así como su misma evolución durante el primer año de vida, va a estar estrechamente ligado a la nutrición que reciba este. Si los bebes son alimentados bien estos crecen mas rápido mientras que los niños que sufren desnutrición de algún tipo va a sufrir una desventaja importante en esta etapa del crecimiento. Esta desventaja se vuelve tan importante debido a que durante esta etapa se contribuye a establecerse casi la mitad del total del crecimiento del futuro individuo.

Tras superar el primer año de vida, la importancia en el desarrollo de los individuos pasa de priorizar el control de una nutrición adecuada a la dependencia del aumento en la secreción de la hormona del crecimiento.



Las hormonas son un tipo de sustancias químicas que son producidas por el sistema endocrino. El sistema endocrino lo conforman las glándulas endocrinas, encargadas de segregar las hormonas que transportadas por la sangre a los tejidos van a alterar la actividad de cada individuo para ir conformando sus características de género así como otras encargadas de funciones similares tanto en varones como mujeres.

Una de las primeras hormonas que segrega el cuerpo es la mencionada hormona del crecimiento, responsable de fijar en última instancia el ritmo al que crecen y se desarrollan los niños. El ritmo de este desarrollo depende de la cantidad de esta hormona, segregada por la gándula pituitaria.
Este crecimiento proseguirá durante toda la infancia a un ritmo que ira decelerando lentamente hasta terminar por interrumpirse llegado el comienzo de la pubertad. El aumento de estatura que se produce durante la infancia es muy parecido al que se produce en el primer año de desarrollo aunque el ritmo del crecimiento producido en la pubertad van a determinar la estatura adulta tanto de hombres y mujeres.

Llegados al duodécimo año comienzan a mostrarse las características sexuales secundarias en el 50% de los chicos y chicas. En las chicas, por ejemplo, se inicia el crecimiento de los pechos mientras que los chicos comienza el desarrollo de los testículos. A continuación le seguirán al varón, la adquisición de una voz más grave y el crecimiento del vello axilar y púbico en ambos sexos. Estos acontecimientos naturales entre varones y mujeres son algunos de los primeros factores diferenciadores que van a caracterizar a cada uno de los géneros. Sólo en el 3% de los niños, este desarrollo producido por la hormona del crecimiento, se produce antes de los 9 años, mientras que en el 97% restante aparece alguna característica sexual secundaria hacia los 14 anos.

En las mujeres, los ovarios comienzan a segregar el estrógeno, que va a estimular el desarrollo de las mamas, acontecimiento que se considera el primer cambio en la pubertad femenina. El ritmo que sigue este crecimiento aumentará proporcionalmente a la secreción de esta hormona de crecimiento.
En este momento del desarrollo, tanto niños como niñas tienen una estatura similar de forma que en el caso de estas últimas, comienzan su crecimiento a partir de una talla media de 1,40 metros. En la pubertad femenina a estos 1,40 metros se agregan otros 20 centímetros y durante los siguientes 18 meses las mujeres crecerán a un ritmo cada vez más acelerado y a pasado dicho tiempo el ritmo comienza a decelerar.

En el caso de los varones, las características sexuales secundarias se originan prácticamente al mismo tiempo que el crecimiento de las mamas en las mujeres. La talla media que alcanzan los varones antes de iniciar la pubertad, es de 1,50 metros, 10 centrímetros mas que el sexo contrario. Los varones producirán desde entonces en los testículos la testosterona, que es una hormona del crecimiento mas potente que el estrógeno. La consecuencia derivada de esta peculiaridad, es que el zenit en el ritmo de crecimiento en los niños es superior al de las niñas pero en cambio este dura menos tiempo.

En los varones, con la secreción de testosterona, comienza a la espermatogénesis, es decir la producción de espermatozoides en los tubos seminíferos al mismo tiempo que esta estimula el desarrollo de la masa muscular y el crecimiento del vello por todo el cuerpo.

Las mujeres, nacen con los folículos ováricos, una zona del cuerpo donde se desarrollan los óvulos. Estos folículos comienzan a desaparecer a un ritmo acelerado al principio para posteriormente ir decelerando, del millón que posee la mujer al nacer hasta verse reducidos a 100.000 cuando llega la primera menstruación. Desde entonces en cada menstruación, la mujer necesitará como media unos 20 de estos folículos ováricos para seleccionar uno de ellos que pueda ovular en cada ciclo.

Con la edad promedio de 51 años, llega la menopausia, que significa el fin del ciclo de desarrollo ovular. Este proceso, que no se da de forma similar al hombre (puesto que la disminución de hormonas masculinas se realiza a mas largo plazo), va a traer a la mujer una serie de efectos secundarios debido a una deficiente secreción de estrógeno. Entre estos efectos se encuentra las sofocaciones, sequedad vaginal y cambios en la piel, la osteoporosis y un aumento destacado del desarrollo de arterioesclerosis. Estos cambios tan pronunciados, hoy en día son tratados con terapias hormonales sustitutivas en la edad posmenopausica.

Finalmente, hombres y mujeres afrontan los cambios asociados a la vejez de forma similar en lo referente a ciertas características como el adelgazamiento, perdida de elasticidad de la epidermis y de la grasa subcutanea del cuerpo humano. Sin embargo no hay normas comparables con las establecidas durante la infancia para destacar la evolución de los individuos durante el proceso de envejecimiento puesto que este tiene carácterísticas mas singulares para cada ser humano individual.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Ya hay 4 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Modesto Legon
    01 sep 2009

    Interesasdo en Bibliografia sobre Hormonas Bioidenticas o Naturales.

  • kamip
    17 nov 2009

    qe onda la fotoop!! D= esto es pa biologia iwal me sirve sip =D xD ia esop chaouuu

  • ana
    18 feb 2010

    lo que necesito es para convivencia no es para otra area

  • Mara
    21 abr 2011

    Tengo una duda, lo que pasa es que estoy utilizando la hormona de crecimiento, tengo 18 años. Quiero saber si esto afecta la menstruacion o altera algo..

Dejar un Comentario