Instalar una alarma en casa

En esta entrada veremos la importancia de tener una alarma en casa, cómo funcionan y cuál es su costo.

Con la ola de delincuentes en aumento, no es descabellada la idea de colocarse una alarma en la casa. Todavía hay varias personas que asocian alarma con un negocio, es decir, que estas han sido creadas sólo para proteger negocios. La verdad, esto no es así y los sistemas de seguridad que ofrecen los servicios de alarma, han visto incrementado su grupo objetivo en los últimos años. Las casas particulares siempre fueron y serán un punto ideal de robo para los delincuentes. Lo peor del caso es que estas técnicas de robo se vienen perfeccionando año con año y cada vez los ladrones son más sofisticados. Por ejemplo, entre ellos, existe toda una simbología que les permite identificar el tipo de escenario al que se enfrentarán. Una serie de símbolos, cada uno con un significado, son pintados en las fachadas o en el piso de las casas que han sido analizadas.

En efecto, ahora los ladrones pasan por una etapa previa de riguroso estudio del objeto del crimen. Ya no ingresan al caballazo como antes sino que miden cada paso. Este reglaje, es consignado con un símbolo en fachada de la casa para hacer saber a sus compinches u otros miembros de la “comunidad” acerca de las condiciones que encontrarán.

aviso-por-processing.jpg

Imagen tomada de Flickr por processing

Por ejemplo, existen símbolos que significan que la casa pasa mucho tiempo deshabitada o que la casa cuenta con un perro guardián o que sólo mujeres la habitan. Incluso dejan símbolos para avisar a sus colegas que la casa ha sido vaciada recientemente por lo tanto es pérdida de tiempo que vuelvan a robar allí. Bajo este concepto, los propietarios y residentes tienen que ponerse a buen resguardo y la prevención es la mejor manera.



Las estadísticas, apuntan a que se produce un robo a casa cada siete minutos. Las alarmas surgen como la única respuesta para minimizar en algo esta estadística. Existen alarmas de varios tipos que vamos a ir detallando. Básicamente, existen dos tipos de sistemas de alarmas para la casa. El primero de ellos es el que está interconectado con una central antirrobo y el segundo sistema simplemente es un alarma de alerta que no está conectada con ningún servicio antirrobo. El sistema que está conectado a una central antirrobos, tiene la ventaja de que inmediatamente la alarma es atendida por un grupo especial de seguridad privada de la propia empresa que brinda el servicio o bien están directamente conectados con la policía, quienes acuden prestos al llamado.

Si vamos a adquirir este primer sistema, es importante asegurarse que la empresa en la que adquirimos el servicio, se encuentre inscrita en el Registro de Empresas de la Dirección General de Policía y suscribir el contrato bajo tres copias, una queda en nuestro poder, otra en poder de la empresa particular y la tercera copia va para la Policía. Con eso estamos cubiertos. Esa sí que recibimos una clave y contraseña para la activación y desactivación de la alarma. En caso que ésta se active y queremos desactivarla, bastará con ingresar la clave. Si pasados unos segundos, ésta no se desactiva, la empresa servidora, llamará a la casa solicitando la contraseña que sólo el propietario y la empresa conocen. Esto sirve para cuando el propietario se ha equivocado al ingresar la clave y el sistema quedó bloqueado. Si aún subsiste el problema, los agentes llegan de inmediato. Hay que tener bastante cuidado en recordar nuestra clave y contraseña pues solamente se tolera dos equivocaciones y a la tercera nos cae una menuda multa que no baja de los 3000 euros. Este tipo de alarma, es ideal para una casa que pasa mucho tiempo deshabitada, y no hay mucha probabilidad de que la alarma suene por error. Además no estaríamos en casa para atender cualquier emergencia.

aalrma-por-daquella-manera.jpg

Imagen tomada de Flickr por Daquella manera

El otro sistema –que no está conectado con la empresa de seguridad- es más adecuado si siempre estamos en casa pero queremos estar protegidos, sobre todo de los ladrones nocturnos. En este caso, la alarma es igualmente o más ruidosa y busca que ahuyentar a los ladrones al verse descubiertos. Sin embargo, al tomar este tipo de sistema para nuestra casa, debemos asegurarnos de tener siempre al costado del teléfono, los fonos de emergencias y de la policía para llamar inmediatamente. No estaría de más contar con un perro que ladre fuerte y con un arma, al menos para efectuar disparos disuasivos al aire. Ambos sistemas, funcionan de modo similar, en base a sensores de movimiento, estratégicamente distribuidos por toda la casa y casi siempre con una altura baja porque se ha visto que algunas bandas de asaltantes, utilizan niños o enanos para los ingresos a domicilio. También existen detectores de calor, capaces de detectar la temperatura de los cuerpos humanos y activar la alarma. Incluso se puede programar estas alarmas para que detecten el movimiento en todas las zonas de la casa excepto donde se ubica el propietario, así se podrá mover libremente por la zona que desee. El coste de instalación de estas alarmas va de los 300 a los 600 euros aproximadamente por 3 sensores y 100 euros por cada adicional. La mensualidad por la monitorización es de 25 euros. Ya mismo, mandé a pedir una instalación.