La Filosofía de David Hume

David Hume es uno de los grandes exponentes de la ilustración y sus trabajos lo han llevado a ser considerado el padre del escepticismo, y casi que el padre del naturalismo, ya que muchos de sus pensamientos provienen del análisis de los sentimientos del hombre, y es a través de éstos, que el ser humano puede realizar diferentes juicios de valor.

Continuando la línea de filósofos de la Ilustración, otro de los de mayor trascendencia ha sido David Hume (1711 – 1776), quien además se desempeñó como historiador y economista siendo una de las figuras más importantes de la filosofia de Occidente gracias a sus profundizaciones del escepticismo y el naturalismo.

Se nota en su pensamiento la corriente empirista desarrollada principalmente por Locke y Berkeley y realiza diversas tesis sobre el conocimiento del ser humano. Su principal pensamiento en este sentido es aducir que el mismo (conocimiento) deriva de la experiencia sensible y ésta es la única fuente del conocimiento, ya que de no existir esa sensibilidad, no se lograría jamás el saber.

Es decir, cree que el conocimiento deriva de los sentidos, a las percepciones, y desde aquí parte todo su ideal. Además, es por este motivo que se toma a Hume como un gran naturalista, debido a esta tesis. Para Hume, las percepciones se subdividen en dos tipos, las ideas, y las impresiones, y aquí viene la explicación de esta teoría que le derivaría en el título de escepticista.

Para el autor, las impresiones son las “más vívidas impresiones“, y con esto se refiere al ver, sentir o desear por ejemplo, osea a los sentimientos y sentidos que son los que expresan estas sensaciones. Por otro lado, las ideas son simplemente reflexiones de alguna de esas sensaciones, por lo tanto son menos vívidas para el ser humano ya que es plenamente consciente de su pensamiento.



Agrega además que es imposible que el ser humano pueda pensar con algo que no se haya sentido jamás y pro lo tanto las ideas son simples “copias de las sensaciones“. Ahora entenderán por qué el escepticismo de Hume

Este filósofo además trató muy bien el término de ética, y a continuación mencionaremos algunos de sus puntos básicos sobre estas reflexiones, las que realiza siempre desde una perspectiva empírica. Desde allí es que enfoca los problemas morales es desde cómo realizamos los juicios de los problemas morales. La conclusión que saca desde este punto de vista es sencillamente formidable. Hume afirma que las conductas que aprobamos “son para incrementar a utilidad pública“.

Hume afirma esto ya que piensa que el hombre no es capaz de formular un juicio basándose en su moral. Existen ciertos factores que influyen en gran medida sobre nuestros juicios ya que la razón extrae conclusiones a través de los diferentes hechos, pero sólo los sentimientos nos pueden llevar a escoger una de las opciones resultantes de las posibles que encontramos.

Por lo tanto nuestros juicios morales los emitimos pensando en nuestra sociedad y no solo según nuestros propios intereses. Por lo tanto no existe una “razón práctica“, es decir el poder basarnos en la racionalidad para poder determinar un tipo de ética correcta, por lo tanto, la razón no tiene juicio de valor, por lo que son los sentimientos los que determinan esa ética.

Y el motivo que esgrime Hume es totalmente coherente, ya que el sentimiento surge de forma espontánea, sin ninguna premeditación, y es nuestro sentimiento el que en definitiva nos marcará si nos agrada o no alguna acción, y recién allí lo juzgaremos como moral o no. Si determinada acción nos parece completamente despreciable, es porque la vimos o conocemos, y es nuestro sentimiento el que se expresa. Luego sí aplicamos la razón para determinar el por qué del disgusto de esa acción.

Pero no sólo critica este punto, sino que es por demás crítico con la religión, incluso podría opinarse que es un extremista en este sentido. Directamente niega la existencia de Dios de la forma que muchas personas lo hacen, los problemas existentes en el mundo. Es más, cree que la religión tiene su origen en la ignorancia y el miedo de las personas, un miedo que surge ante los desconocimientos generales que existen sobre la naturaleza, y esa ignorancia los lleva a creer en la existencia de un ser del que, según Hume, no existe ninguna prueba de que sea real.

Finalmente encontramos un tercer ideal en Hume, entre tantos otros pero aquí solo colocaré algunos de sus fundamentales, que es el problema de la causalidad, contradiciendo el pensamiento general de la sociedad cuando un acontecimiento sucede tras otro. Aquí se suele creer que existe una conexión entre ambos y que el segundo es una consecuencia del primero.

Hume cree que en realidad uno no es la causa del otro, sino que cuando percibimos esto, realmente estamos viendo que un hecho estaba en conjunción constante con el otro. Este término lo creó él para poder explicar su ideal. El filósofo sostiene que un acontecimiento se encuentra correlacionado con el otro, pero nuestra creencia personal nos hace creer que uno causa al otro, pero por un hábito propio de la psicología del hombre.

Son hechos correlacionados pero que nuestro instinto automáticamente asociará con el anterior, y por lo tanto pensaremos que es una consecuencia del anterior, cuando en realidad no tenemos ningún elemento para basarnos en esa idea y por ello realiza una severa crítica al sentido común, ya que no existe nada que nos justifique esa extrema confianza que tenemos en que las cosas se relacionan por causalidad y acusa que desconocemos incuso todas las conexiones que pueden existir, ya que estas, repito, son creadas de modo instintivo.

Si bien estos son sólo tres aspectos de la filosofía de David Hume, a mi entender son de los tres más importantes que hasta el día de hoy nos pueden servir para comprender un poco mejor diferentes actitudes o incluso frases que empleamos en el día a día, como puede ser la palabra escéptico, siendo este filósofo el que la introdujo definitivamente en la sociedad.

Uno de los puntos que en alguna oportunidad mencionaremos y sobre todo, profundizaremos es el de la inducción, pero para ello necesitaríamos poco más que una enciclopedia, ya que es un tema por demás extenso pero sobre todo, muy complejo, pro lo que es mejor desarrollar algunas de sus ideas primero para luego sí poder comprender en profundidad todo su pensamiento.

Imágenes: Wikipedia