Las Olimpiadas en la Antigua Grecia

Origen de los Juegos Olímpicos (Olimpiadas), en la antigua Grecia. Historia de las Olimpiadas, características, modalidad, deportes que se practicaban. Juegos Panhelénicos de la Grecia Clásica. Antecedentes de los juegos olímpicos modernos.

Los Juegos Olímpicos que cada cuatro años reúnen a los deportistas más destacados de todo el mundo, tienen su origen (y su nombre) en las fiestas deportivas y religiosas que se realizaban en la Grecia clásica, entre los años 776 a.C. y 339 d.C.

El Parthenón, Atenas

Desde siempre los hombres han practicado deportes para mejorar su rendimiento físico, pero esto estuvo ligado inicialmente a las necesidades de fortaleza para la caza (primero) y las batallas (segundo). Fueron los griegos quienes llevaron a su máxima conexión la práctica de deportes para un saludable estado mental, ligando así el deporte, con el alma, la educación, el espíritu y la sabiduría.

El culto que los griegos antiguos realizaban al cuerpo no estaba relacionado con una concepción banal de la belleza, sino como reflejo de las condiciones del espíritu, de la fortaleza interior y de la inteligencia.



Los antiguos griegos contaban con cuatro eventos deportivos sagrados, los Juegos Panhelénicos. El más importante de ellos era el realizado en la ciudad de Olimpia, en honor a Zeus (dios de dioses). Al año siguiente se realizaban en meses diferentes, los juegos Nemeos (también en honor a Zeus) y los Juegos Ístmicos (en honor a Poseidón, hermano de Zeus). Al tercer año se realizaban los Juegos Píticos, en la ciudad de Delfos, en honor a Apolo (hijo de Zeus). En el cuarto año se volvían a realizar los Juegos Nemeos e Ístmicos, menores en convocatoria que los Juegos Píticos y de Olimpia. Una vez concluidos estos, comenzaba nuevamente el ciclo de Juegos Panhelénicos. De esta forma, al no superponerse, se garantizaba que los atletas puedan participar de todos ellos.

El ciclo entre la realización de unos Juegos Olímpicos y otros, el tiempo de cuatro años, se denominaba “olimpiadas” o “período de olimpiadas”, una forma de medida del tiempo en la Grecia clásica.

Hay quienes sostienen que los Juegos Olímpicos de la Antigüedad tienen origen en un tributo a Hércules y sus 12 trabajos. Cabe aclarar que aunque comúnmente hoy se dice Hércules para referirse al héroe y semidios griego, su nombre original es Heracles, hijo de Zeus (dios de dioses) y una mujer humana. Hércules es el nombre que recibe tras la conquista romana, y la mitología del Hércules romano es muy similar y sufre muy pocos cambios, del original griego, Heracles.

La mitología asegura que los Juegos Olímpicos fueron creados por Hércules como tributo a su padre, Zeus, mientras que otras fuentes señalan al rey Pelops (Pélope), como el gran impulsor de estos certámenes deportivos y religiosos.

jarronatletas.jpgLos Juegos Olímpicos se realizaban en la ciudad de Olimpia, ciudad sagrada de relevancia política y religiosa, situada a los pies del Monte Olimpo, la montaña más alta de Grecia y la segunda de los Balcanes. En el Monte Olimpo vivían los dioses mayores, según la mitología griega. En los juegos se rendía tributo a los dioses, exaltando lo mejor de los seres humanos: capacidad artística y destreza deportiva.

Durante la realización de los Juegos se decretaba la “tregua sagrada”, que ponía fin obligado a todo enfrentamiento militar que se estuviera realizando en ese momento, como así también a la fabricación de armas.

En los Juegos Olímpicos, que se realizaban entre los meses de julio y septiembre, y duraban 6 días, no sólo se concretaban certámenes deportivos, sino que además se realizaban presentaciones artísticas, ceremonias y sacrificios en honor a los dioses.

Primeramente participaban de los Juegos solamente los varones libres, hijos legítimos de padres griegos y que no hubieran cometido delitos religiosos o de sangre. Luego se fueron agregando algunas demostraciones deportivas destinadas sólo a las mujeres o que podían ser presenciados por mujeres (en lugares aledaños a la ciudad), y tras la conquista de Grecia por el Imperio de Roma, obviamente comenzaron a participar también ciudadanos romanos.

Los Juegos Olímpicos se dividían en 4 agones (certámenes), según las características de los deportes practicados. Estos eran: los agones atléticos, los agones luctarios, los agones hípicos y el pentatlón, competencia por excelencia de los Juegos. Además se incluían competencias de heraldos y trompeteros y posteriormente otros certámenes musicales.

Los agones atléticos abarcaban las distintas modalidades de carreras que según la distancia se llamaban: estadio (el trayecto más corto), la dromos de casi 200 metros de extensión, la diaulos (un recorrido doble, de ida y vuelta de dos estadios), y la dólica que llegó a extenderse hasta 24 recorridos al estadio. Según diversos historiadores, las carreras fueron extendiendo su longitud a través del tiempo.

Además, dentro de las pruebas atléticas, se incluyen el salto en longitud, y el lanzamiento de disco y lanzamiento de jabalina.

Los agones luctarios engloban a los deportes de contacto físico y lucha. El más violento de ellos era el pancracio, lucha libre que en muchas ocasiones concluía con la muerte del deportista derrotado.

Una variante de esta lucha libre salvaje y violenta, era la propiamente llamada “lucha”, que consistía en derribar al contendiente pero sin golpearlo, sólo valiéndose del forcejeo. El tercer certamen luctario era el pugilato, deporte que derivó en el boxeo actual.

Los agones hípicos consistían en carreras de caballos, ya sea montados por los jinetes o bien en carros. Las carreras de carros tirados por caballos eran uno de los eventos que más público convocaban.

El pentatlón, por su parte, se incorpora a los Juegos Olímpicos Antiguos hacia el año 708 a.C, y consistía en la reunión de 5 certámenes que ya se venían realizando: carrera de velocidad, salto de longitud, lanzamientos de disco y de jabalina y lucha, que eran realizados por un único atleta como prueba combinada.

discobolo.jpg

Los atletas que participaban de los Juegos lo hacían completamente desnudos, y se congregaban un mes antes de su comienzo, en la ciudad de Elis, a 50 km de Olimpia. Se debían inscribir un año antes para poder participar, y dedicaban su vida a los deportes aceptando un estricto reglamento, que –entre otros puntos- establecía la prohibición de cualquier intento de soborno, empujar al adversario en las pruebas que no lo establecían, o expresar públicamente el desacuerdo con alguna medida tomada por los jueces de los Juegos.

Los Juegos Olímpicos Antiguos comienzan su decadencia con la conquista romana de Grecia, que fueron desvirtuando su esencia y espíritu y alejándose de los ideales de educación integral que los motorizaron al inicio y destacaron a los Juegos Panhelénicos durante su período de mayor esplendor. Finalmente fueron prohibidos por el emperador Teodosio, convertido al cristianismo, quien calificó a los Juegos Olímpicos de fiestas paganas que adoraban a falsos dioses.

imágenes: foto 1 El Parthenón en Atenas, foto de Mauricio Pellegrinetti
foto 3 “Discobulus de Myron”, créditos: Wikipedia