Los Ovnis y su Relación con los Nazis

La historia de los platillos volantes y armas secretas experimentales alemanes, puede haber dado origen a los modernos avistamientos de ovnis después de la guerra.

Mayo de 1945, llega el fin de la guerra en Europa y con el declive del Nacional Socialismo; sin embargo otra “guerra secreta” comienza, y es la carrera emprendida por las tropas aliadas de los diferentes países que ocuparon Alemanía por apropiarse de la tecnología secreta del Tercer Reich.

La historia de los platillos volantes y armas secretas experimentales alemanes se inicia con el trabajo del Dr. Alexander Lippisch, quien en el año 1926 y tomando como base el trabajo de dos famosos ingenieros: Gerhard Maas, el cual en el año 1926, se distinguió por sus estudios de planeadores relativos con la estabilidad y el control, y Helmuth Walter, creador del primer motor cohete de carburante líquido, crea el Me-163 Komet, un avión cohete diseñado a manera de planeador sin cola, desarrollado por la firma Messerschmitt de Augsburg, llegó a participar en combate contra los bombarderos aliados. A finales de los años 30, otro alemán diseñó aeronaves, esta vez en forma de “platos” voladores, se trata del agricultor de Machern (cerca de Leipzig) Arthur Sack. Sack, un aeromodelista, se puso manos a la obra y diseño un platillo publicado en las revistas aeronáuticas alemanas e inglesas Luftfahrt International, Air International y RAF Fliying Review, que reproducían fotografías de este extraño aparato.

La presentación pública del platillo volante de Sack se efectuó durante la celebración del Primer Certamen Nacional de aeromodelos con motores de combustión, celebrado los días 27 y 28 de junio de 1939 en Leipzig-Mockau. El modelo presentado por Arthur Sack medía 1.25 metros y pesaba 450 Kilogramos, siendo impulsado por un motor Kratmo-30 empotrado, de 0,65 CV y 4.500 r.p.m., con un rotor de 0.60 metros de diámetro. Este aparato sería el preludio de otros más extraños y que sustenta mi teoría de las “apariciones” de platillos en época posterior a la guerra.

En la época de la Alemanía Nazí nada se hacía sin el control del estado, y todo aquella que pareciera útil para los sueños de conquista del “imperio de los mil años” sería tomado en cuenta y empleado, es por ello que el general-ministro del Aire Udet, asistente a este certamen de modelismo aéreo, resultó impresionado por la idea de un platillo pero con fines militares que debían reemplazar a los actuales globos. Entusiasmado, el ministro prometió a Sack “allanarle el camino para posteriores investigaciones”; esto se vio coronado con la fabricación de platillos volantes en los talleres de Mitteldeutsche Motor Werke, en Leipzig. El diseño final, nombrado en código AS6, se concluyó en los talleres de vuelo de Brandis, a principios de 1944.

A.S.6 – Con Símbolos de la Luftwaffe

El primer prototipo del A.S.6 estaba equipado con un motor Argus 10C de 140 C.V. y tenía un ala circular con perfil Göttinger de 6.40 m de envergadura. Para un peso en vuelo estimado en unos 750-800 kgs, la carga alar debió de ser de unos 25 a 30 kilos por metro cuadrado. Por lo tanto, casi quedaba dentro del reglamento de medidas de una klemm 25D.


Todas estas “inspiraciones” técnicas y avanzadas tecnologías, a las que podemos sumar la construcción del V-1, la V-2, el Me-262 y demás cazas y aviones a reacción, así como “las pequeñas luces redondas” observadas por pilotos americanos de B-17 en misión sobre Europa que se sabe eran aparatos alemanes diseñados para “distraer” a los pilotos de bombarderos y así fomentar colisiones en el aire; fuero tomadas por muchos en alemanía como “trasmisiones del mundo místico alemán”, sobre todo por los miembros de la SS y la “orden negra”; además que debemos considerar que los principales jerarcas nazis consideraban a Hitler más como un semi Dios Nórdico que como humano, un líder espiritual más que político, que tenía “contacto” directo con el Valhala y su mundo de Dioses; ¿acaso ellos no son extraterrestres?, ¿existen o no estos seres?, el asunto es que para muchos alemanes de la época esto era así y aquellos que pertenecían a la raza Aria superior debían por herencia dominar el mundo, es por ello que sus mentes al estar conectadas con el pensamiento de los Dioses podía generar tamañas creaciones técnicas.

Según estas teorías, los alemanes podían desarrollar fácilmente todo tipo de naves “especiales” (o “espaciales”), por ejemplo la sociedad Vril fabricó a mediados de 1934, la primera nave antigravitatoria: la FRZ-1, luego construiría la FRZ-2, ambas con un sistema de “dirección y sustentación magnética”, muchos más modelos de este tipo ni siquiera pasaron la fase de diseño.

Fuerzas norteamericanas capturaron a muchos científicos alemanes al final de la guerra, el semi Dios Hitler había muerto (o tal vez no), pero sea como fuere estos científicos alemanes se dedicaron a crear en base a lo ya hecho aparatos en EEUU, para la Fuerza Aérea, la idea era aprovechar principalmente la tecnología balística de las bombas V-1 y principalmente de la V-2 asimismo, analizar al Me-262 y otros aviones parecidos para mejorar o construir un modelo de caza americano mucho mejor; sin embargo no se descartaron los “platillos voladores” y otros ingenios, de ahí puedo especular que muchos de los avistamientos de “ovnis” que se dieron después de la guerra fueron principalmente de estos aparatos que se encontraban en misión de prueba sobre los desiertos de EEUU. De ahí puede deducirse el porque la mayor cantidad de avistamientos documentados se produjeron después de la guerra como el conocido avistamiento de Kenneth Arnold, un piloto de Boise, el 24 de Junio de 1947. A pesar de todo esto algo me queda en la mente y genera dudas que hasta ahora no puedo responder, si fueron máquinas desarrolladas por el hombre ¿porqué tanto misterio por parte del gobierno norteamericano?, si ahora por ejemplo sabemos y vemos en los diarios las funcionalidades del caza “secreto” F-117 y los bombarderos B-2, ¿porqué muchos de esos expedientes siguen como “clasificados” y “altamente secretos”?; seguramente algo extraño hay por ahí, tal vez no sólo son humanos los desarrolladores de esa tecnología, tal vez hay un combinación de tecnología extra terrestre y humana o un “acuerdo” de colaboración que viene de la época Nazi y los famosos Dioses del Valhala no eran más que visitantes del otro mundo.