Medicina alternativa: la reflexología

En esta entrada conoceremos lo que es la reflexología y cómo uno mismo se puede curar.

Hace un tiempo, varios años, para ser más preciso, llegó hasta mis manos, casi por casualidad, una publicación especial. Se trataba del suplemento dominical de un diario, mismo que a los veinte años de edad sólo leía en su sección deportiva y acaso de espectáculos. Sin embargo, el suplemento me pareció bastante original pues en su interior, en página central y a todo color, aparecía la figura gigante de las plantas del pie de un humano. Esto me llamó la tención y en seguida, pude ver que numerosos puntos en la misma estaban perfectamente señalizados y de estos, salían flechas que consignaban los nombres de casi todas las áreas del organismo, desde el oído interno hasta el sistema linfático pasando por términos que aún no conocía en ese momento como el nervio ciático. Me interesé por el artículo y lo seguí con atención. Se trataba de una terapia llamada reflexología que consiste en curar los males, dolencias y afecciones del organismo mediante digito presión en los puntos estratégicos ubicados en la planta de los pies de cada persona. Ya había escuchado algo acerca de la acupuntura y hasta de la digito puntura como métodos curativos hasta ese entonces pero esto de la reflexoterapia me atrajo más.

Imagen tomada de Flickr por karta

Quizá fue el destino, pero años más tarde, tuve una lesión en el nervio ciático que con el tiempo se hizo crónica. Los anti inflamatorios poco o nada hacían y decidí echar mano del viejo artículo que había tenido a bien guardar. Yo mismo identifiqué la zona correspondiente al nervio ciático y presioné y presioné, el dolor en el punto localizado del pie era muy intenso pero noté que la contractura en la zona de mi espalda baja, comenzaba a soltar y me hice un adicto a aquel extraño dolor. No se si lo practiqué bien pero de que fue efectivo, fue efectivo. La ciática simplemente desapreció en cuestión de dos o tres días de auto masajes.



Al interesarme por el tema pude averiguar que este método es de uso muy antiguo, se habla de la cultura egipcia, de la cultura Inca, entre otras que ya ala aplicaban. Otros hablan de los indos Cherokee como pioneros en esta técnica, sin embargo no hay documentación fehaciente al respecto. Más bien se puede encontrar el primer antecedente en el tiempo de Hipócrates, el padre de la medicina, quien proponía el masaje en general como método curativo. No obstante, la primera documentación que hay respecto al método actual de reflexología corresponde al médico estadounidense William Fitzgerald a comienzos del siglo XX.

Fitzgerald, postulaba que el cuerpo humano es atravesado longitudinalmente por un total de diez meridianos, los cuáles lo dividen en áreas que contiene cada una un determinado número de órganos con sus respectivos puntos de correspondencia en terminales nerviosas ubicadas en las plantas de los pies y también en las manos. A partir de allí, ale método fue evolucionando por sí mismo y pronto se sostenía que se podían encontrar otros puntos clave en otras áreas del cuerpo. Un ejemplo de esto es el pabellón auricular que está muy asociado con la acupuntura –técnica basada en agujas- o con la colocación de piezas permanentes de metal para reducir la ansiedad y el apetito. También se sostiene que en el área del cuero cabelludo existen numerosos puntos gatillo que corresponden a diversas zonas del organismo. La cara es otra área donde se han localizado puntos susceptibles de ser digitados. En Japón y Corea, realizan la reflexología a nivel del abdomen por ejemplo. Y en general, en Oriente, es muy utilizado el mapa de la piel de todo el organismo como guía para la digito puntura.

Imagen tomada de Flickr por reflexologia

Imagen tomada de Flickr por reflexología

La forma de realizar la reflexología es bastante sencilla e incluso uno mismo puede realizarla. Si otra persona es la que va efectuar la técnica es conveniente que ambos estén lo más cómodos posibles y relajados. El paciente debe ir recostado boca arriba y con un cojín bajo las piernas estiradas. La presión sobre el punto específico debe ser hecha con la yema del dedo pulgar, empujando hacia abajo y de manera circular como si se quisiera disolver alguna sustancia. El movimiento debe ser lento, con cadencia y profanidad. Los masajes pueden ser de carácter estimulante, en cuyo caso, se recomienda una ejecución de treinta minutos en cada pie. Por otra parte, si el masaje tiene fines terapéuticos, la técnica debe reducirse a quince minutos por cada pie. El masajista necesitará ciertos intervalos ya que es una práctica que demanda cierta fortaleza en los músculos flexores del antebrazo. Hasta aquí las consideraciones fisiológicas. Sin embargo la reflexología está muy ligada a la espiritualidad y se habla de intercambio y movimiento de energía entre el paciente y el terapeuta por lo que se recomienda, cada tanto, que este último sacuda las manos como si se deshiciera de algo pegajoso –en este caso la energía negativa que ha liberado el paciente-. Para el final de la terapia, se recomienda lavarse las manos y mantenerlas sumergidas en agua fría durante varios minutos.