Primeros auxilios. Respiración artificial, masaje cardíaco externo y resucitación cardiopulmonar básica

Para realizar la maniobra de respiración artificial boca a boca hay que seguir un proceso automático que a menudo requiere la repetición del mismo proceso hasta conseguir que la victima vuelva a respirar.
Mientras practicamos el masaje cardíaco, comprobaremos intermitentemente el estado del latido carótideo, para controlar la efectividad y valorar la posibilidad del retorno del latido espontáneo que deberá hacernos concluir la RCP.

Para realizar la maniobra de respiración artificial boca a boca hay que seguir un proceso automático que a menudo requiere la repetición del mismo proceso hasta conseguir que la victima vuelva a respirar.

Para ello, si después de abierta la vía aerea la víctima continua sin respirar por sí misma, se debera aplicar la respiración artificial. Durante mucho tiempo se han utilizado diferentes técnicas de respiración artificial y entre todas las ya probadas, la que ha demostrado tener más utilidad y que por lo tanto ha desplazado al restos de técnicas, ha sido el método de boca a boca.

Esta técnica consiste en introducir aire expirado por la persona que presta la ayuda, a las vías respiratorias de la víctima. Aunque la concentración de oxígeno aportada a la victima es baja (no supera el 17-18%), dicha cantidad es suficiente para permitir, en la mayoría de los casos, la supervivencia de la víctima hasta la llegada los profesionales médicos.

Para aplicar el boca a boca, se debera en primer lugar abrir y limpiar la vía de aire para a continuación mantener la hiperextensión del cuello y con la mano apoyada en la frente cerrar los orificios nasales haciendo pinza con los dedos pulgar e índice evitando así que el aire que insuflemos a la victima se salga por la nariz.

Posteriormente, se procedera, a realizar una inspiración profunda de unos 3 segundos de duración y a continuación sellaremos la boca del accidentado con la suya propia para insuflar el aire dentro durante unos 2 a 3 segundos, observando cómo se expande el tórax de la victima, (en la actualidad existen varios tipos distintos modelos de válvulas unidireccionales que permiten evitar el contacto directo de la boca del socorrista con la del accidentado permitiendo la insuflación de aire).


[ad#ad-default]
A continuación, procederemos a levantar la cabeza dejando salir el aire insuflado, colocando el oído sobre la boca para oir y sentir la salida, y volver a repetir el procedimiento, (se realizarán de momento sólo 2 insuflaciones).

En este momento se debera comprobar los signos de circulación, tras las dos insuflaciones comentadas observando si hay signos de respiración, tos, movimientos reflejos… Sólo si el socorrista tiene práctica se podrá comprobar el latido carotídeo, para lo cual hay que colocar dos dedos encima de «la nuez del cuello» y se deslizan hasta el ángulo mandibular y el comienzo de la musculatura del cuello.

A) Si existe pulso carotideo, continuar con 10 insuflaciones por minuto hasta que recupere la respiración espontánea (3 segundos para inspirar el socorrista y 3 segundos para que exhalar el aire de los pulmones del accidentado).

B) Si no existe pulso carotideo, comenzar con un masaje cardiaco ex-terno combinado con la respiración artificial, realizándolo de la siguiente manera:

Masaje cardíaco externo
El corazón se encuentra situado dentro de la caja torácica, trás el esternón, y por encima de la columna vertebral. Con el masaje cardíaco se busca que al comprimir el corazón, entre el esternón y la columna vertebral, para que a continuación la sangre que se encuentra en su interior sea expulsada hacia los grandes vasos, con lo que se completen así de forma artificial los mecanismos fisiológicos de la contractilidad miocárdica.
Se mantendra la posición anteriormente comentada, es decir, de rodillas al lado de los hombros del accidentado. Esta postura permite una mayor relajación de la persona que socorre, puesto que que va necesitar una posición cómoda debido al esfuerzo que requiere esta maniobra.
- Colocar a la persona sobre una superficie dura y en decúbito supino (posición de RCP).
- Localizar el apéndice xifoides (punto del esternón donde se unen las costillas).
- Colocar dos dedos a partir de este punto.
- A continuación colocar el talón de la otra mano. De esta manera se evita la compresión sobre el apéndice xifoides eliminando al máximo la posibilidad de fracturas de dicho huesecillo.
- Entrelazar ambas manos con los dedos extendidos.
- Brazos rectos, perpendiculares al tórax de la víctima.

Al comprimir el tórax de 3 a 5 centimetro, el corazón quedará comprimido entre las vértebras y el esternón produciéndose la expulsión de la sangre que se ha oxigenado con la respiración artificial permitiendo un flujo y oxigenación cerebral de un 20% aproximadamente, mínimo pero suficiente para mantener con un hilo de vida al cerebro hasta que llegue la ayuda especializada.
La combinación de respiración artificial y masaje cardiaco recibe el nombre de: Resucitación cardiopulmonar.

Resucitación cardiopulmonar (RPC)
Para realizar la Resucitación cardiiopulmonar se recomienda que sólo las ejecute una sola persona. El resto de personas existentes en la escena, si los hay, pueden encargarse del resto de la organización y relevar al primer socorrista cuando se encuentre cansado. El ritmo de compresiones y ventilaciones así como la velocidad ha de ser la siguiente:
-15 COMPRESIONES a una velocidad de 80 a 100 veces por min. Lo que supone que las 15 compresiones duren 10 segundos.
-2 INSUFLACIONES que deben durar otros 10 segundos. Seguir con este ritmo hasta decidir el abandono de la RCP.
Las maniobras de RCP no deben interrumpirse más de 10 segundos para comprobar si la circulación ha vuelto espontáneamente, por otra parte muy raro que esto suceda, se ha de continuar hasta que las asistencias médicas se hagan cargo de la situación.

Mientras practicamos el masaje cardiaco, comprobaremos intermitentemente el estado del latido carotídeo, para controlar la efectividad y valorar la posibilidad del retorno del latido espontáneo que deberá hacernos concluir la RCP. Las complicaciones de estas técnicas, incluso en manos experimentadas, son frecuentes pero esto no debe minimizar el hecho de poder salvar una vida.
La RCP no esta indicada realizarla cuando:
- No se ha presenciado la parada cardiaca.
- No se sabe el tiempo que la víctima lleva en parada cardiaca.
- Cuando es secundaria a una enfermedad de larga evolución o a muerte natural.

A pesar de todo esto el testigo debe decidir. Si se duda siempre hay que iniciarla, tiempo habrá para detenerla.

Edad. > 8 años
Insuflaciones por minuto. 10
Compresión. Palmas de Danos
Profundadidad de compresión. 2,5 a 5 cm.
Frecuencia compresión – ventilación. 15 : 2

Pasos básicos para RPC
Antes de iniciar las maniobras de RPC, hay que hacer seguro el lugar donde se va a proceder a la realiación de la misma.

¿ESTÁ CONSCIENTE?
SI. Observar otras lesiones: hemorragias, fracturas, etc. NO. Pedir ayuda y abrir vía aérea

¿RESPIRA?
SI. Colocar en postura lateral de seguridad NO. Respiración boca a boca: 2 respiraciones artificiales

¿TIENE PULSO?
SÍ. Continuar con la respiración boca a boca a ritmo de 10 veces/minuto. NO. 15 masajes cardiacos y 2 respiraciones artificiales

FUENTES:
BOMBEROS Y BOMBEROS-CONDUCTORES. Ed. MAD. ISBN: 8466571825. ISBN-13: 9788466571821
Wikipedia

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons