¿Qué es la hegemonía?

La hegemonía, punto central de las relaciones de poder

El concepto de Hegemonía está relacionado con el poder, tiene que ver con igualdad, pero ¿qué quiere decir mono?, único. Que algo sea monótono quiere decir, que tiene un único tono. Entonces hegemonía está ligada a seguir, aceptar, una única postura. Existe una sola idea, una sola forma de posicionarse.

Los procesos hegemónicos construyen la sensación de que todos pensamos lo mismo, de que todos somos iguales. En la práctica no es que yo piense igual que el resto, es que todos los demás piensan igual que yo. Hay un montón de gente, una cosa es decir “yo pienso igual que todos ellos”, con lo cual es una acción mía para acercarme a un grupo determinado. Ahora, bien distinto es decir “todos ustedes piensan igual que yo”, ya que aquí lo que genero es un acercamiento del grupo hacia mi persona.

La hegemonía es un fenómeno bastante particular, el autor que lo trabaja con más fuerza es el italiano Antonio Gramsci, pero no desarrollaremos el concepto puramente académico, sino más bien entender cómo funciona en nuestras sociedades.

Por hegemonía se plantea que toda la sociedad tiene la ilusión de pensar igual. Hay, aparentemente, una sola forma de ver el mundo, y esa forma es, aparentemente, compartida por todos.Yo a todos les estoy diciendo lo mismo, “miren yo soy como ustedes”. Pero lo que yo tengo que hacer es que cedan un poquito y se acerquen a una posición más neutra, los estoy trayendo a todos a una posición de centro, yo no los estoy obligando a nada, es de ustedes la decisión de acercarse. De este modo voy a intentar alienar a cada uno para que vea aquello que quiere ver, e ignore aquello que no, pero en la práctica cada uno va a pensar que los demas piensan y valoran la situación igual que uno.

Cuando se poseen grandes grupos de medios, no hace falta repetir cada uno el mismo mensaje, sino que van a ser muchas diciendo lo mismo desde distintos lugares, llegando a diferentes públicos o al mismo público desde diferentes canales y medios.

Otra forma de construir hegemonía, es la demonización de algun actor. La estrategia es sencilla: se presenta una situacion de “persona normal”, con la que la mayoría de la población podría identificarse parcialmente. No es necesario que se coincida cien por ciento, sino que haya algunos puntos de contacto para generar la identificación.

Al mismo tiempo se presenta un “otro” con el cual haya mayores diferencias, pero que no sea completamente extraño. Al “normal” se le dará una carga positiva, y al “otro” una carga tan negativa que la sola posibilidad de que cada uno de nosotros sea equiparado a ese “otro” nos va a producir escozor. El resultado es que la mayoría de la población va a intentar diferenciarse de este “otro”, renunciando a algunas cuestiones que, en el fondo, no le parecían tan negativas e integránndose a ese colectivo “gente normal” estereotipado, adhiriendo a los discursos que, supone, debe adherir, actuando como supone que debe actuar y, principalmente, desde su acción y discurso, planteando la necesidad de que quienes estén cerca suyo copien su “normalidad”.

Fotografía: latejapride*

Dejar un Comentario