¿Qué es y cómo se mide la corriente eléctrica?

El movimiento de los electrones en un cuerpo, clave del proceso

La corriente eléctrica es quizá una de los fenómenos que resultan más difíciles de comprender para cualquier mortal.
Definida como el flujo de carga por unidad de tiempo que recorre un material y debida al movimiento de electrones que se produce en el interior de un cuerpo, son muchos los instrumentos que se pueden emplear para medirla, entre ellos, el multímetro (capaz de medir corrientes y resistencias tanto continuas como alternas), el galvanómetro (que permite medir la intensidad de la corriente) o el voltímetro (que mide la tensión).

Medir la corriente eléctrica

Cualquier de estos aparatos debe ser capaz de interpretar el movimiento de electrones que se produce en el interior de un cuerpo. Cualquier material está formado por átomos que tienen cargas positivas o protones y negativas o electrones en su interior. Naturalmente los átomos tienen la misma cantidad de protones (+) como de electrones (-). Por lo tanto, se equilibra la carga positiva y negativa, resultando ser neutros. Pero los átomos pueden ganar o perder electrones. Cuando los ganan, el cuerpo adquiere carga eléctrica negativa (porque hay más electrones que protones) y esos electrones que se quedan libres son los que se mueven en el interior del cuerpo atraídos o repelidos por las cargas positivas y negativas del mismo.

Cualquier aparato de medición como por ejemplo el Thermobalance, por lo tanto, debe ser capaz de captar ese movimiento y traducirlo en distintas magnitudes, que son las que queremos medir en cada caso, para lo que necesitamos al menos dos elementos: un traductor, encargado de convertir la magnitud eléctrica en otro tipo de magnitud adecuada para actuar sobre el sistema de medida y el sistema indicador que va a estar compuesto por una parte fija y otra móvil que, actuando sobre una escala, va a moverse adecuadamente para indicar la medida que está realizando en cada momento.

Pero, ¿qué diferencia hay entre los distintos tipos de corriente? Sabemos que la corriente eléctrica se produce por el movimiento de electrones en el interior de un cuerpo y que esta puede ser continua o alterna. La corriente continua es aquella que se produce por el es el flujo continuo de electrones a través de un conductor entre dos puntos de distinto potencial con la particularidad de que las cargas eléctricas circulan siempre en la misma dirección. Sin embargo, en la corriente alterna (la forma en que la electricidad llega a nuestras casas) se caracteriza porque la magnitud y dirección de la onda que genera el movimiento de los electrones varían cíclicamente.

La diferencia entre ellas reside en su mayor o menor facilidad de transformación. Así, mientras que es fácil convertir la corriente alterna, esto no es tan sencillo en el caso de la continua, razón por la cual no se ha optado por ella para proporcionar la electricidad a nuestros hogares.

Foto: eozikune en Flickr