¿Qué evento marca el fin de la prehistoria?

Este período de tiempo describe la situación del hombre como un ser que comienza a diferenciarse del animal hasta la constitución de las bases de las sociedades, con el registro de los primeros escritos.

prehistoria

Solemos pensar en la prehistoria como un período carente de vida social, de conocimiento. Un momento en el que, prácticamente, no existían diferencias entre los hombres y los animales que compartían y competían por su medio ambiente.

Pero la prehistoria es un proceso largo, complejo, en el que el hombre fue construyendo los pasos que lo llevaron a alejarse de esa vida animal y sentando las bases para lo que la humanidad ha logrado ser el día de hoy.

Vale la pena establecer una salvedad, como sucede en casi todas las ciencias sociales, los límites comprendidos en cada concepto se encuentran constantemente en discusión, por lo que es probable que algunas escuelas consideren que tal civilización es histórica y otras le asignen características prehistóricas.

Es importante comenzar poniendo los limites: hay acuerdo general en que la prehistoria comienza con la aparición de los primeros homínidos y en que termina con la aparición de las primeras sociedades capaces de generar documentos escritos.

Sin embargo, estos momentos son discutidos. Mientras que algunos científicos consideran que los primeros homínidos aparecieron aproximadamente hace diez millones de años, otros recién otorgan tal titulo a nuestros antepasados de no más de 4 millones de años.

En relación a la elaboración de los documentos escritos, la discusión también es importante, ya que, en realidad, debería establecerse para cada civilización en particular, dado que cada pueblo fue desarrollando la escritura en momentos diferentes. De todos modos el marco temporal de las civilizaciones más avanzadas coincide en una franja que va del año 3500 A.C. al 3000 A.C.

Las nuevas tendencias en antropología se inclinan en considerar que la prehistoria encuentra su fin (y por consiguiente se da inicio a lo que llamamos propiamente “historia”) con una estructuración creciente de la sociedad. Estas modificaciones pueden estar vinculadas a la modificación del hábitat, la aglomeración urbana, las prácticas de socialización avanzada, las jerarquizaciones en distintos ámbitos de la vida (y no sólo en el estatal), el poder administrativo, las prácticas económicas avanzadas, la moneda, los intercambios comerciales a larga distancia y, por supuesto, la escritura.

Al día de hoy, todavía hay culturas que pueden caracterizarse como prehistóricas, pero su contacto con la vida “moderna” hace que sus prácticas se contaminen, por lo que difícilmente puedan seguir considerándose como prehistóricas, ya que el contexto las envuelve. Lo mismo sucede con la llegada de los europeos a América, los pueblos americanos no llegaron a completar por sí mismos los procesos de construcción de escritura alfabética, por lo que su proceso de “historización” se vio interrumpido y nunca sabremos en qué podría haber decantado.

Fotografía: riolnet

Dejar un Comentario