¿Qué fue el Holocausto?

El Holocausto es el genocidio sistemático de judíos por parte de la Alemania nazi durante la II Guerra Mundial, aunque no fueron las únicas víctimas. Gitanos, comunistas, homosexuales, discapacitados o testigos de Jehová también pasaron por los campos de concentración.

"El trabajo os hará libres", lema de la entrada del campo de concentración de Auschwitz.

El 27 de enero de 1945, hoy hace 68 años, las tropas de la Unión Soviética entraban en el campo de concentración de Auschwitz-Bierkenau, en la actual Polonia, y liberaban a los prisioneros que los nazis tenían allí. Auschwitz era el campo más grande, y la ONU decidió nombrar el día de su liberación como Día Internacional de Conmemoración a las Víctimas del Holocausto, la “solución final” de los nazis que dejó seis millones de muertos.

Desde su llegada al poder en 1933, Adolf Hitler puso en marcha unas políticas que mantuvieran la “supremacia aria” alemana ante lo que consideraban razas “inferiores”. Los judíos fueron los grandes damnificados, ya que la mayoría de los nueve millones de judíos que entonces vivían en Europa lo hacían en Alemania o en países que invadió, aunque no fueron las únicas víctimas. Gitanos, discapacitados y algunos pueblos eslavos también fueron perseguidos por el mismo motivo. Comunistas, socialistas, homosexuales y testigos de Jehová también estuvieron en el punto de mira nazi por motivos ideológicos o de comportamiento.

Tras llegar al poder, los nazis crearon los campos de concentración, donde mandaban a judíos, romaníes o presos políticos. Para controlarlos, también se crearon los guetos. Los años previos al estallido de la II Guerra Mundial supusieron un aumento de la población presa en estos campos y en los guetos, mientas se establecían campos de trabajos forzados repartidos entre el territorio alemán y los países ocupados para explotar laboralmente a los no judíos perseguidos.

Cuando Alemania invadió la URSS en 1941, los Einsatzgruppen -una de las unidades de las SS- y la Policía pusieron en marcha diversas operaciones que acabaron con el asesinato de judíos, romaníes y oficiales soviéticos de los sitios por donde pasaban los nazis. Paralelamente, millones de judíos alemanes, de los territorios ocupados y de los países aliados de Hitler fueron deportados primero a los campos de concentración y más tarde a los de exterminio.

Prisioneros del campo de concentración de Ebensee, en Austria.

No se sabe a ciencia cierta cuando se decidió poner en marcha la “solución final”, que no era otra cosa que el genocidio de los judíos. Belzec, Sobibor, y Treblinka, todos en Polonia, fueron los primeros campos donde los prisioneros judíos fueron gaseados, junto al fusilamiento la forma más habitual de aplicar la “solución final”. Holocausto es el nombre con el que este genocidio sistemático de judíos ha pasado a la historia.

Hoy se recuerda a todas estas víctimas en un día que Kofi Annan definió como ”un importante recordatorio de las enseñanzas universales del Holocausto, atrocidad sin igual que no podemos simplemente relegar al pasado y olvidar” y que ejemplos recientes como los genocidios de Bosnia o Ruanda invitan a no olvidar.

Fotos: tomislavmedak en Flickr y Samuelson, Lt. A. E., en Wikimedia Commons.