Qué hacer ante una intoxicación

Muchos de los productos de uso cotidiano son susceptibles de provocarnos una intoxicación. Sobre todo a las personas de más riesgo, niños y ancianos. Por ello, es recomendable saber a dónde recurrir y qué hacer en caso de que nos veamos en esa situación.

En nuestra vida cotidiana existen un gran número de productos que –si son mal utilizados- pueden provocarnos una intoxicación. Desde artículos de limpieza hasta medicamentos, pasando por los de higiene o los vapores tóxicos, todo es susceptible de hacernos daño, sobre todo si tenemos niños en casa, que desconocen qué puede tomarse y qué no.

Los medicamentos pueden ser causa de intoxicaciones

Los medicamentos pueden ser causa de intoxicaciones

Las intoxicaciones, además, son más peligrosas para éstos y para las personas enfermas o mayores, pues sus índices metabólicos son más rápidos y tienen menor resistencia a estas sustancias.

Pero, en función del producto que haya dado lugar a la intoxicación, existen una serie de pautas que debemos seguir. Intentaremos describir las principales.

En primer lugar y como norma general, debemos ponernos en contacto con un servicio médico. En España, el Centro Nacional de Toxicologías tiene un teléfono permanente durante las veinticuatro horas del día para atender estos casos. El número es el 91 5620420. También es recomendable ponerse en contacto con un servicio de urgencias para prevenir posibles agravamientos. Mantener la calma es asímismo fundamental.

Igualmente, debemos conservar el producto que creemos ha provocado la intoxicación. Ello facilitará la labor de los médicos en caso de que fuera necesario.

Si el problema se ha producido por inhalación de vapores tóxicos, es recomendable sacar a la persona al aire libre para que respire y limpie sus pulmones.

Los productos de aseo pueden también causar intoxicación

Los productos de aseo pueden también causar intoxicación

En caso de que la intoxicación se deba a la ingesta de algún producto, si éste aún está en la boca, debemos obligar a la persona a que lo escupa, pero no siempre es recomendable hacerlo vomitar. El centro de toxicología nos informará mejor de en qué casos es conveniente. En este sentido, no debemos hacer caso a las instrucciones que traen las etiquetas de los productos para casos de intoxicación, pues suelen estar desfasadas.

Mención aparte merecen los problemas en los ojos. Si a la persona le ha entrado un líquido tóxico en ellos, debemos situar la parte interna del ojo bajo un grifo de agua tibia (no caliente ni fría) durante, al menos, quince minutos, pero nunca se deben utilizar por iniciativa propia trapos ni gasas, ni mucho menos lavaojos o pomadas, a menos que el centro especializado nos lo indique.

Pero, sea como fuere, aunque apliquemos estos consejos, lo primordial es seguir tres pasos: mantener la tranquilidad (los nervios pueden hacernos cometer un error); ponernos en contacto con el Centro de Toxicologías cuyo teléfono facilitamos (en cada país hay uno; sentimos no conocer el de otros); y avisar al servicio de urgencias.

Fotos: medicamento: Matze6587 en Wikipedia | Producto de aseo: Dickbauch en Wikipedia

Ya hay 1 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Anonimo
    28 jun 2010

    Esto esta bueno ya q mucha gente se intoxica

    XD

Dejar un Comentario