Un asteroide peligroso se acerca a la Tierra

Aunque no nos gusta dar pábulo a supuestos profetas del fin del mundo, debemos explicar que se ha detectado un asteroide que puede chocar contra la Tierra en el año 2182. No obstante, su órbita puede ser alterada y, en cualquier caso, la probabilidad de colisión es de una entre mil.

Aunque no nos gusta dar pábulo a los supuestos profetas que siempre están anunciando un fin del mundo que, naturalmente, nunca llega y que, sin sonrojarse por sus constantes ridículos, una vez pasada la fecha, de inmediato anuncian otra posterior, debemos dar cuenta de un hecho descubierto recientemente por los astrónomos.

Como si de una película de ciencia-ficción se tratase, un asteroide de quinientos sesenta metros de diámetro podría chocar contra la Tierra en el año 2182 y causar gravísimos daños. No obstante, las probabilidades de que ello suceda son de una entre mil y, además, estamos a tiempo de desviar su trayectoria.

Foto de un asteroide que se acerca a la Tierra

Recreación de un asteroide que se acerca a la Tierra

El ‘(101955) 1999 RQ36′ –que con este nombre tan poco literario ha sido bautizado el objeto espacial- ya fue descubierto en el año 1999 pero las posteriores observaciones han sido las que han confirmado su potencial peligrosidad.

Según una de las autoras de este seguimiento, María Eugenia Sansaturio, de la Universidad de Valladolid, han utilizado para calcular la probabilidad de choque dos modelos matemáticos –los denominados método de Monte Carlo y muestreo de la línea de variaciones- que se basan en posibilidades virtuales de impacto con la Tierra en diferentes fechas del siglo XXII. Y lo curioso es que la mitad de las probabilidades aparecen en el año 2182.


Al parecer, la órbita del asteroide está bien delimitada, ya que se han realizado doscientas noventa observaciones ópticas y trece por radar. No obstante, el cálculo no resulta exacto debido al llamado ‘efecto Yarkovsky’, según el cual, cuando el objeto rota, la radiación solar absorbida por él se expande de forma desigual a lo largo de su superficie y ello modifica ligeramente la órbita.

Teniendo en cuenta todos estos parámetros, el riesgo de impacto del asteroide con la Tierra es moderado hasta el año 2060, aumenta hasta 2080 y vuelve a hacerlo hasta 2162. Posteriormente decrece para volver a incrementarse considerablemente en el año 2182.

Foto del asteroide Kleopatra

Imagen del asteroide Kleopatra

En caso de colisión con nuestro planeta, la devastación sería enorme pero no supondría una total destrucción. Para hacernos una idea y aunque no es lo mismo, la hipótesis más aceptada acerca del famoso evento de Tunguska de 1908 es que fue provocado por un cometa de un tamaño similar al de este asteroide.

Pero, en cualquier caso, la Ciencia posee la capacidad de desviar la trayectoria del objeto aunque, eso sí, para tener posibilidades de éxito, la tarea debería acometerse antes del año 2060 o, a más tardar, del 2080.

Fuente: ABC.es.

Fotos: Asteriode hacia la Tierra: Goldenrectangle en Flickr | Asteroide Kleopatra: Nemesis en Wikimedia.